¿Por qué la producción europea de coches está en peligro?

A diferencia de hace 15 años, la producción de coches en Europa ya no es tan sólida como antes.

¿A qué se deben los peligros de la producción europea de coches?

La producción europea de coches está en peligro. Hace apenas 3 lustros, nuestro continente era reconocido como el mayor productor automotor a nivel mundial.

Solo en Europa existían la cuarta parte de las fábricas. Sin embargo, cada año este número fue yendo a la caída, irrumpiendo nuevos actores entre los que se incluyen China y otros países asiáticos.

Si bien su contribución también ha estado de parte de mayor demanda, conforme requerían iban desarrollándose para dejar a un lado la dependencia europea. Siendo entonces un arma de doble filo para el incentivo local.

Cifras de la ACEA en 2017 señalaban que las plantas en Europa se encargaban del 15% de la producción, muy por debajo de China que ya controlaba 30% de la fabricación de coches a nivel mundial.

No obstante, también es necesario escudriñar otros elementos que hicieron que la producción europea de coches esté al borde.

El futuro de la producción de coches

Actualmente Europa cuenta con fábricas que se encargan del 15% de la producción automotriz, y las previsiones a futuro no pintan tan de buena manera. Los ejecutivos señalan que para el año 2030 el índice de producción alcance solo 5% a nivel global. Lo cual equivaldría a 6.1 millones de unidades.

Datos más interesantes pudiésemos encontrar en el XX informe global de automatización. Fue creado por KPMG y se auxilió en encuestas a un millón de ejecutivos del sector automotriz sobre la evolución de la producción de coches en Europa.

Acorde al 74% de los consultados, el nivel de producción para el año 2030 a 5% era no solo una estimación, sino que lo daban por hecho. Mientras que 63% de los encuestados no esperaban a 2030 para verlo realidad, de hecho, defendían que el mismo escenario ocurriría un año antes.

Automatización como auxilio

La automatización pudiese ser el único auxilio para dar una vuelta de 180 grados de ese escenario. El mismo informe señala que esta sea la única manera en que la producción europea de coches sobreviva.

El avance tecnológico y la automatización de la industria 4.0 resultan los aliados principales a fin de hacer frente a la imponente producción automotriz asiática. Inclusive, señala que podría marcar la diferencia entre una debacle mayor al que ya se augura.

Sin descuidar los elementos que caracterizan a la automotriz europea: diseño y prestigio. Lo positivo del caso es que es una realidad conocida. En ese sentido, Begoña Cristero, exsecretaria de Estado de la Industria, explica que “Europa se la está jugando”, y que es necesario buscar y encontrar su identidad.

¿La razón?, pues que la forma conocida hasta ahora se ha movido hacia Asia. Indica que si no se da un salto hacia el negocio de la movilidad, se perderá un “10% del PIB”.

España en específico

La producción de coches en España, de manera específica, pudiese hacer una notable marca en salvaguardar el PIB continental. Begoña explica que con promover fuertes inversiones en el territorio nacional pudiese lograr el posicionamiento en el mercado internacional.

Asegura que la plataforma está centrada en el vehículo pequeño que trabaja con combustión,  por lo cual ya no son un “productor low cost”, y que si no se da un paso hacia el frente permanecerán en tierra de nadie”.

Y más si se quiere expandir a nuevas modalidades en tendencia tal como es la producción de coches eléctricos. Forma parte de un juego a futuro que con el poder de la automatización sería posible lograr.

Dejar atrás los motores de combustión por los eléctricos son ahora una necesidad para los consumidores. De hecho, lo ven más claro a mediano plazo que los mismos administradores de producción, acorde al estudio de KPMG.

Unión interna

Entonces la clave del asunto, además de la automatización es la coherencia entre los directivos y su percepción del futuro. La tendencia global es el coche eléctrico, considerado como líder en ventas para el año 2040.

Si bien en cada zona geográfica existe una incidencia en cuanto a consumo, es más dado por la disposición de materias primas y las normativas gubernamentales que la expectativa de quien realmente es necesario atender: el público.

En cuanto a la producción de vehículos, ya China es el principal productor. Están aprovechando su capacidad para crear baterías, desarrollándola ahora hacia la producción de coches.

Además de que cuentan con la preparación clara. Es decir, 83% de los ejecutivos automotrices asiáticos y 81% de los ejecutivos en Estados Unidos consideran contar con lo necesario para hacer del vehículo eléctrico su apuesta segura. ¿Y qué sucede con Europa?

En lo próximo

La automatización y el uso de tecnologías de avanzada en creación híbrida sigue reuniendo adeptos. Si bien 52% de los encuestados en KPMG considera que la principal tendencia automotriz será el auto propulsado por pila de hidrógeno, en lo próximo se cuentan con otras innovaciones más elementales.

La conectividad, digitalización, motorización eléctrica – híbrida resultan diversos aspectos que están tomando consideración en los mercados emergentes. Tan solo este año se consideran con buenas expectativas a nivel internacional.

Nuevamente, ¿qué sucede con Europa? Ante la falta de unificación en criterios de tendencia, la atención a la percepción pública de lo que se desea y requiere, y la falta de incentivo en cuanto a alianzas estrategias de inversión, muy posiblemente quede resignada a ocupar solo 5% de la producción europea de coches.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...