Industria automotriz pierde su liderazgo en Europa

La producción de automóbiles por parte de la industria automotriz española cayeron en lo que va del año 2019. El año pasado España se ubicó por debajo de Francia en la tabla de los mayores productores de furgonetas en Europa.

La comercialización de coches españoles cae en 2019

Se profundiza el descenso en la producción de vehículos españoles. En el mes de abril de este año las fábricas de autos sacaron al mercado poco más de 220 mil coches, un número significativamente menor que el del mes anterior, 16 puntos porcentuales por debajo para ser exactos. Pero este mes no fue la excepción y ya son 120 días seguidos con una producción decreciente.

Si se compara el número de vehículos producidos el primer cuatrimestre de 2019, que estuvo por debajo del millón de unidades, con el mismo lapso del año pasado, se evidencia una caída de más de cinco punto porcentuales. Pero en una mirada más detallada entre los meses de marzo a abril la disminución en la producción superó los ocho puntos porcentuales con respecto al 2018.

Una de las razones de esta situación en España es la fragilidad del mercado en Europa donde también ha caído el número de vehículos matriculados y mercados de gran relevancia en este sector como Reino Unido, Holanda, Bélgica, entre otros, terminaron con números negativos.

A esto se añade que el España el impacto del período vacacional de Semana Santa, así como las ventas cayeron más de 17 puntos durante abril. La incertidumbre de los consumidores al momento de adquirir una auto nuevo se reflejaron en estas cifras negativas.

La realidad es similar si se observa la producción por modelos en abril. Cerca de 180 mil turismos menos, más de tres mil unidades de todoterrenos por debajo de las fabricadas en marzo, mientras que la caída en vehículos comerciales ligeros superó las 21 mil unidades producidas.

La furgoneta ya no vende tanto

En España la industria automotriz no tuvo buen 2018, luego de que las ventas fueran golpeadas por las nuevas regulaciones que controlan aún más las emisiones de dióxido de carbono de los automóviles.

Actualmente la medición se realiza con el sistema WLTP, por sus siglas en inglés, que traduce al Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros, el cual arroja resultados más realistas y por lo tanto un consumo más elevado que el que registraban los vehículos con el anterior ciclo NEDC.

Desde el mes de junio del año pasado, sobre todo las ventas de vehículos comerciales ligeros, en su mayoría diésel, disminuyeron abruptamente y España descendió en la tabla de los mayores fabricantes de este tipo autos del planeta ubicándose en el puesto nueve, por debajo de Brasil. Mientras que en Europa, España cedió su primer lugar a Francia, luego de 20 años sin que ocurriera este tipo de movimientos.

Cerca de medio millón de furgonetas españolas fueron producidas en 2018, un número insignificantemente por arriba que el del año anterior, que no se traduce ni en un punto porcentual, mientras que las fábricas francesas lograron superar esa cifra produciendo seis mil vehículos por encima del medio millón que representó más de siete puntos porcentuales de crecimiento.

Según cifras de la Organización Internacional de Fabricantes de Automóviles, hace cinco años España aún en primer lugar en Europa en cuanto a fabricación de furgonetas con una producción que superaba a la de su vecino en cerca de 160 mil vehículos. Este adelantamiento de Francia afecta también las exportaciones de furgonetas de la industria española que sacaba al mercado internacional 7 de cada decena producida.

Una de las causas de este destrono se debe a que el Ejecutivo francés ha invertido más de dos mil millones de euros para la industria automotriz automoción y la fabricación de furgones también se impulsó con ello.

Además, las dudas entorno a los modelos diésel, por la entrada en vigencia del ciclo WTLP para controlar las emisiones de CO2, afectó sobremanera a estos vehículos comerciales que se diseñan para funcionar con este tipo de energía porque se economizaba combustible.

La pérdida del liderazgo de la industria española se produce en un momento en el que las empresas que necesitan furgonetas obtuvieron un crecimiento del casi 20% en sus negocios que se han visto saturado por el boom del comercio electrónico y la gran demanda de entregas inmediatas de mercancías, por lo que se estimaba era una gran oportunidad para España.

Sin embargo, las proyecciones de los fabricantes españoles son alentadoras porque están convencidos de que las cifras de producción volverán a incrementarse este año y estiman que retornarán a la punta como líderes en la producción de furgonetas en Europa.

España sigue estando en un buen lugar en la tabla de producción. Mientras que los franceses y españoles están cerca del medio millón de furgonetas producidas, más lejos está Italia con 320 mil unidades fabricadas, Polonia con más de 200 mil y Reino Unido con más de 60 mil.

Aunque estas cifras parecen pequeñas, ante la industria China, que produce más de ocho millones o la de Estados Unidos que se acerca a los dos millones de unidades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...