¿Cómo comprar un coche de segunda mano y acertar?

¿Estás dudando si adquirir un coche de segunda mano? Descubre las posibles razones para hacerlo, cómo acertar en su elección y dónde realizar su compra.

Acierta con un coche de segunda mano

¿Estás pensando en adquirir un vehículo? Comprar un coche de segunda mano no tiene por qué ser una elección desafortunada, siempre y cuando no pretendas exigir de él lo mismo que le exigirías a uno nuevo, sabiendo que los nuevos tampoco te garantizan un óptimo resultado. Aun así, debes tener presente que un coche de segunda mano puede llegar a ofrecerte las mismas prestaciones que uno nuevo.

Si no fuera una opción digna de consideración no existirían tantos anuncios de particulares y negocios de vehículos de ocasión, que te ofrecen desde el clásico coche usado de segunda mano, hasta el de kilómetro cero, pasando por el seminuevo. Es importante tener en cuenta que todas estas posibilidades que existen en el mercado son igual de válidas a la hora de adquirir un nuevo vehículo.

Razones por las que comprar un coche de segunda mano

Son muchas las razones que te pueden llevar a adquirir un automóvil de segunda mano. La primera de ellas es que no tengas en este momento suficiente dinero para compararte uno nuevo y prefieras gastarte menos y seguir ahorrando para conseguir más adelante el coche de tus sueños.

Otra razón puede ser de tipo práctico: cubrir una necesidad determinada de forma puntual en un espacio de tiempo limitado de pocos años. Como más adelante ya no la tendrás que utilizar, puede compensarte más comprar un vehículo usado, más barato, que te prestará el rendimiento necesario, sin necesidad de adquirir uno nuevo que quedará infrautilizado al cabo de poco tiempo, aunque siga en perfectas condiciones.

Por ejemplo, puedes necesitar, por cuestiones de tipo médico, un coche con los asientos muy altos. O un coche grande, tipo furgoneta, por razones laborales que no se prolongarán mucho en el tiempo. O un utilitario pequeño, o uno de tracción trasera y delantera, que se adapten mejor en los lugares a los que te vas a desplazar en una época determinada.

Y, también es posible, que vayas a un concesionario para comprar un vehículo nuevo y te hagan una oferta tan interesante sobre uno usado de esos que utilizan los empleados o como prueba, y no puedas resistirte a aceptarla, pues son coches con muy poco rodaje que están prácticamente nuevos. Estas ofertas existen y si conoces alguna y estás pensando en adquirir un vehículo es una buena opción que te informes bien ya que puede convertirse en la mejor solución para ti.

Cómo acertar al elegir un coche de segunda mano

Puedes comprar el vehículo a un particular o adquirirlo en una tienda especializada de venta de automóviles de ocasión. Te recomiendo la segunda opción. La primera sólo es factible si el vendedor particular (familiar, amigo, conocido) te resulta de plena confianza. El concesionario de coches (asegúrate de que tiene reconocida experiencia en este tipo de ventas) te ofrecerá una garantía sobre el mismo, al menos de un año, y la documentación de haber pasado una revisión mecánica previa a su puesta en venta. Esto te ahorrará muchos quebraderos de cabeza y dinero si el vehículo que adquieres tiene algún problema.

Y, puede, que hasta te facilite una financiación similar o mejor a la que tendrías si pretendieses comprar un coche nuevo, pudiendo entregar tu propio vehículo usado, descontando su valor del precio final. La variabilidad en la financiación de los coches de segunda mano es una práctica cada vez más extendida. Además, se encargará de todas las gestiones de gestoría tanto del antiguo coche, si entregas uno, como del que vayas a adquirir.

En cualquiera de los dos casos tienes que saber cuál ha sido el uso que ha tenido el vehículo por el que estás interesado: si ha sufrido accidentes, a qué reparaciones ha tenido que ser sometido, cuántos kilómetros tiene recorridos y su ficha técnica y certificado de ITV (Inspección Técnica de Vehículos). Cuanta más información dispongas, más fácil será tomar la decisión.

Pero antes de comprarlo tienes que tener claro qué modelo de coche quieres, pues lo peor que puedes hacer en un caso así es guiarte sólo por el precio, no quieras lanzarte a comprar un coche por que cuesta muy poco. Lo primero es conocer si quieres un utilitario, o un monovolumen, o una furgoneta, o un 4×4, o lo que sea. Y durante cuánto tiempo quieres que te sirva el vehículo.

Cuando tengas claras esas características, empieza tu búsqueda en Internet antes de acercarte a las tiendas, prestando atención tanto a anuncios particulares como a los de negocios del sector. Esta primera selección te va a proporcionar una orientación valiosa tanto de los precios del mercado, como de la oferta que hay en él del automóvil en el que estés interesado.

Comprobar el estado del coche

Después de realizar la búsqueda en Internet será el momento de ver in situ las ofertas que más te hayan interesado y examinar el coche a conciencia. No te fijes sólo en la carrocería, el color, el estado de la pintura, si tiene algún rayón o abolladuras, el tipo de neumáticos… Tienes que comprobarlo más a fondo, puede ser muy atractivo pero si no arranca…

Por ejemplo, aunque lleve unos neumáticos muy bonitos, asegúrate no solo de su estado sino de si son los que le corresponden a ese tipo de vehículo concreto y de que no estén caducados. Aún así puede interesarte la oferta pero sabiendo que tendrás que invertir a mayores en la compra y realizar un cambio de unos neumáticos nuevos.

Métete dentro del coche y comprueba no sólo la limpieza de los asientos sino también su consistencia. Y, por encima de todo, date una vuelta con él, por ciudad y fuera de ella, para lanzarlo un poco en carretera. Se trata de que verifiques que la amortiguación del coche sea la correcta, así como los frenos y el ruido del motor. ¿Qué no entiendes mucho de mecánica? No eres el único, para eso están los amigos, o un mecánico conocido tuyo o de algún familiar. Esas personas te pueden prestar una gran ayuda tanto a la hora de decidir una buena compra, como a hora la de elegir un buen modelo, que no todos, aun siendo nuevos, salen igual de buenos.

La antiguedad del vehículo

El precio del coche te vendrá dado por la antigüedad del mismo, marca, modelo, estado de conservación. El kilometraje es importante, no tanto por los recorridos, que pueden ser pocos pero siempre por caminos de cabras, o muchos pero siempre por autopista sino por lo que eso conlleva. Sabes que cada cierto número de kilómetros hay que cambiar los filtros, las correas de distribución, etc.; eso tenlo en cuenta no sea que el siguiente mantenimiento que te toque hacer, te salga más caro que el precio pagado por él.

Por otra parte, cuanto más moderno sea, aunque te cueste más, también tendrá mayor número de prestaciones. La verdad es que hoy día hay buena oferta, y de calidad, de coches de segunda mano, en buen estado y a precio muy asequible. Eso sí, cuando lo tengas, cuídalo como si fuera nuevo, que tan coche es uno como otro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...