¿Cómo ahorrar con el renting de coches?

El renting de coches es una de las mejores soluciones para autónomos y pymes, ya que permite un importante ahorro fiscal al ser un gasto 100% deducible.

renting de coches para autónomos

Una de las cuestiones que más preocupa a los autónomos y a las pymes es el control de gasto y la deducción de los mismos a nivel fiscal. En ese sentido, la necesidad de un vehículo y la actividad fuera de los epígrafes que permiten una deducción al 100% de la misma hace que el renting de coches sea realmente una estupenda alternativa. De hecho, hay que tener en cuenta que contratar uno de estos servicios puede supone por un lado evitar el gasto que supone la inversión en el vehículo y obtener la deducción de las cuotas mensuales que se pagan a nivel de impuestos. Por lo tanto, el control sobre este gasto es mayor para ambos colectivos.

La diferencia entre comprar un vehículo y el renting de coches para autónomos y empresas

Cuando un autónomo o una empresa hace la compra de un vehículo debe tener en cuenta que hay un desembolso de capital para ese bien que no se deduce de forma total, sino que se aplica una especie de prorrateo en el tiempo según las tablas que indica la Agencia Tributaria. Esto quiere decir que aunque se deba disponer de ese dinero para invertirlo en el vehículo, la empresa o autónomo no pueden desgravarlo ese mismo año de forma total. Por tanto, sí afectará a los rendimientos netos de la actividad a la hora de pagar impuestos, ya que los gastos serán menores a los reales a efectos fiscales.

Además de esta cuestión sobre la inversión, hay que considerar una de las normas básicas de la Agencia Tributaria a la hora de permitir la deducción del gasto respecto a la adquisición de vehículos. De hecho, para todas las actividades se debe justificar el uso del mismo relacionado con la propia actividad. Pero aún haciéndolo, como norma Hacienda considera que solo será así al 100% en los epígrafes relacionados directamente con el transporte. Así, por ejemplo una empresa o autónomo que se dedique a actividades comerciales, aunque utilice el vehículo solo para desplazamientos relacionados no va a poder deducir el 100% del coste de inversión según las tablas de amortización de Hacienda, sino como máximo un 50% del mismo y siempre que pueda justificar ese uso profesional.

Por esas dos razones, además de las cuestiones relacionadas con el tiempo y esfuerzo que se debe dedicar a facilitar la información en caso de que se requiera, son cada vez más los que deciden apostar por el renting de vehículos.

Renting de vehículos para empresas y autónomos

Las mejores ofertas de renting empresas incluyen una amplia gama de vehículos que se adaptan a las necesidades del negocio y que suponen un gasto conocido mes a mes. Es decir, la compañía paga una cuota mensual que puede deducirse y que es completamente fija. No depende de posibles problemas con el coche o visitas al taller. Por lo tanto, esto permite a las empresas tener un amplio margen de maniobra a la hora de conocer de antemano los gastos fijos que les supone disponer de este bien.

Por si ese control fuera poco, todas las cuestiones relacionadas con la documentación del vehículo, tanto las relativas a seguros, como impuestos sobre el coche, así como mantenimientos y otros servicios relacionados son algo que queda en manos de la empresa que presta el servicio de renting de vehículo. De esa manera, se produce un ahorro muy importante de tiempo, de preocupaciones, y de recursos de administración a invertir en los mismos.

El renting para autónomos tiene unas ventajas muy similares a las del renting para empresas. Sin embargo, considerando las limitaciones de estos en cuanto a recursos disponibles, dichas ventajas cobran todavía mayor relevancia. Para estos colectivos, tiene una gran importancia el control del gasto y, por tanto, ellos son los que pueden obtener un mayor beneficio al apostar por el alquiler de vehículos para uso profesional. A modo de resumen, estas serían las principales características a tener en cuenta si te encuentras en este caso:

  • Sin necesidad de disponer de un capital inicial cuantioso para la adquisición del vehículo.
  • Cuotas mes a mes con todo incluido que permiten ahorro de dinero, de gastos extras y de tiempo en las gestiones habituales.
  • Posibilidad de deducir el 100% de la cuota si el uso es totalmente profesional como un gasto más de la actividad olvidando las tablas de amortización al no tratarse de una inversión.
  • Vehículos nuevos o de ocasión con las máximas garantías evitando los imprevistos habituales de utilizar un coche con una mayor antigüedad en el caso de compararse con la segunda mano.
  • Posibilidad de tener un contrato flexible, adaptado a las necesidades del negocio y de estrenar coche cada período que se considere oportuno.

Cada vez son más los que apuestan por el renting de vehículos para empresas y autónomos. ¿Tú todavía no has estudiado sus ventajas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...