TOP 5 trucos para vender tu bici

Hay muchos motivos que te pueden forzar a vender tu bicicleta, lo importante es que sepas dónde y cómo hacerlo. Hay cinco pasos que siempre tendrás que tener en cuenta: 1. Pon tu bicicleta en condiciones. 2. Hazle una buena foto. 3. Cuida el anuncio. 4. No te pases con el precio. 5. Prevé bien entrega.

trucos para vender bici

Cuando ya no se necesita algo puedes tirarlo, regalarlo o ponerlo en venta. Esto último te resultará más o menos fácil dependiendo de lo que se trate. Si quieres vender un piso puedes colocar un cartel en el balcón o en la ventana. Si deseas vender un coche, pegar un folio con los datos en alguno de los cristales, ventanillas o en el salpicadero del vehículo.

Pero si lo que buscas en vender una bicicleta, ¿dónde sujetas el cartel y dónde colocas la bicicleta? Porque no la vas a exponer en el balcón de tu casa o meterla, retorciendo a la pobre, dentro de tu coche. Te queda sacarle una foto, como a la casa o al coche, y anunciarlo.

Puedes recurrir a la venta directa en tiendas como Somos Recycling, donde las compran con la idea de dar una nueva vida a la bici que otro desecha; en mercadillos, a través de amigos, anuncios en distintos sitios, probablemente saques más pero te supondrá dedicarle tiempo y esfuerzo; o llevar la bici a una tienda de bicicletas, en algunas hasta les hacen una revisión y puesta a punto antes de ponerla a la venta; pero el dinero será menor que si la vendes directamente ya que el establecimiento, como es lógico, se quedará con un pequeño porcentaje.

Pero ahora, un recurso fácil y sencillo es aprovechar Internet para venderla en alguna de las plataformas que hay en la red, dedicadas a compraventa de todo tipo de artículos, algunas hasta especializadas en bivicicletas. ¿Qué como lo haces? Pues vamos a ello en cinco pasos.

1. Bicicleta en condiciones

Lo primero para poner en venta una bicicleta es garantizar una mínima calidad. Revisa la bicicleta y repara los posibles fallos, de manera que funcione correctamente. Presta atención a los frenos, al cuadro, la horquilla, los pedales, las cubiertas de las ruedas y la cadena.

Si alguno de esos elementos no se encuentran en buen estado tendrás que repararlos o cambiarlos y si piensas que no te compensa el hacerlo, entonces te toca ser sincero y decir claramente que tu bicicleta no sirve para transitar con ella, pero que puede ser útil como repuesto y aprovechables algunos de sus componentes.

2. Bicicleta fotogénica

Si tu bicicleta es vendible, y con vistas a poner un anuncio en la red o en cualquier otro sitio, necesitarás primero una buena foto de ella y, para que salga guapa, convendría adecentarla lo mejor posible, de manera que luzca impecable, aunque tampoco se trata de engañar a nadie, si está usada está usada, pero limpia.

Lo mejor para limpiarla es usar agua jabonosa. Huye de los productos abrasivos. Si la has mantenido limpia de forma habitual se notará y tampoco te resultará muy costoso ponerla a punto. Si tienes que pintar algo, casi mejor que no (a no ser que seas un especialista en pintar con spray o aerógrafo). Pero brillo sí puedes sacarle, con una buena cera, que le da mucho lustre.

3. A por el anuncio

Procura que el anuncio sea llamativo y claro, que esté bien redactado. Ya dice el refrán que lo bueno si breve, dos veces bueno. Por lo tanto, precisión, descripción detallada de la misma, sin ocultar los posibles defectos, pero potenciando sus cualidades y destacando la calidad de la bicicleta.

Que el anuncio sea breve, no significa que no pueda ser atractivo, procura que llame la atención, que sea agradable a la vista, incluyendo buenas fotos. No es lo mismo fotografiar la bicicleta, por muy limpia que esté, amontonada en el trastero, que sacarla en el jardín, aunque sea el parque más cercano a tu vivienda.

Mejor varias fotos que una sólo. Que se aprecien distintos ángulos y algunos detalles que te interese resaltar. También es importante indicar el modelo, su tamaño y color; el año y precio de compra, y la cantidad y calidad del uso que se le ha dado.

4. No te pases con el precio

El precio que se le puede poner a un artículo es muy relativo, dependerá de la antigüedad, de la conservación, del uso que se le haya dado. Lo que no es lógico es que se quiera sacar más dinero del que costó adquirirla, pero ni siquiera recuperar lo que costó en su momento. Ya se ha disfrutado de ella, si ahora se le puede sacar algo más mejor, pro tampoco hay que ser excesivamente exigente, sobre todo si la bici tiene una antigüedad superior a los tres años.

5. La entrega

Hay que ser previsor de cara a la entrega de la bicicleta, no puedes poner un anuncio a ver si vendes la bicicleta y luego pillarte los dedos por no haber tenido en cuenta un aspecto tan importante como es la entrega o el envío de la venta, puesto que se trata de un artículo voluminoso.

No olvides calcular el costo de los posibles envíos e indicarlo en el anuncio, o condicionar la venta a la recogida en domicilio o el lugar indicado. Y, lógicamente no la entregues sin haber percibido de algún modo el importe de la venta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...