Artículos de segunda mano ¡Un boom con el que ahorrar mucho!

El comercio actual de artículos de segunda mano nada tiene que ver con el del pasado, ni siquiera con el del pasado reciente. Una vez más Internet y las nuevas tecnologías han roto techos y fronteras. Plataformas online te ofrecen todo tipo de productos y posibilidades para la compra o venta de artículos de segunda mano.

Segunda mano, nueva oportunidad

Ahora que se habla tanto del Festival de Eurovisión, ¿te acuerdas de la letra de la canción de Gwendolyne con la que Julio Iglesias representó a España?: “Y aún recuerdo aquel ayer…” Pues yo aún recuerdo aquel ayer cuando la expresión “segunda mano” significaba que ibas por la segunda capa de pintura que le estabas aplicando a la puerta, a la pared o al techo. Y “segunda mano” era también la disposición del piso de la casa de turno, que estaba a la “segunda mano”.

Pero eso era antes, cuando no teníamos tantas cosas, porque ahora, el término segunda mano, solo se usa en el sentido de “artículos de segunda mano”. El mercado de compra y venta de este tipo de productos crece cada día más e Internet se está convirtiendo en su mejor plataforma. En este artículo podrás conocer las claves del mercado de segunda mano.

Segunda mano para dar y tomar

Artículos de segunda mano puedes encontrar todos los que quieras y de todas las clases: grandes y pequeños, caros y baratos. Basta con que hagas una búsqueda en Internet poniendo la palabra mágica y te aparecerá de todo: casas de segunda mano, pisos, coches, motos, bicicletas, carritos de bebé, muebles, ordenadores, móviles, cámaras, herramientas, deporte, moda y complementos… Hasta zapatos y útiles para tus mascotas: todo de segunda mano.

Si te sumerges en el mundo del coleccionismo te pasa algo similar: monedas, billetes, sellos, cromos, vitolas, billetes de lotería, calendarios, cartas, postales, carteles y posters, periódicos, comics, tebeos, libros, revistas, videojuegos, juguetes, miniaturas, relojes, llaveros, mecheros, pins… y todo lo que te puedas imaginar, también todo de segunda mano.

¿Y cómo puedes acceder a ellos? Pues, hasta no hace mucho tiempo, cuando querías comprar algo de segunda mano tenías que ir al rastrillo, a la chatarrería, o al anticuario, almonedas se llamaban antiguamente.

Hoy en día todo este comercio se ha transformado y puedes encontrar artículos de segunda mano en los mercadillos que proliferan por todos los lugares. Las tiendas de antigüedades se han convertido, en muchas ocasiones, en locales de postín con artículos antiguos, pero de lujo. Y han aparecido en las ciudades bastantes tiendas físicas dedicadas a la compraventa de artículos usados, a veces especializadas en un producto específico, otras de todo tipo de género. Pero sin duda lo que ha relanzado y popularizado el mercado de segunda mano ha sido Internet y el uso de las nuevas tecnologías.

Segunda mano en Internet

Más del 50% de los internautas españoles recurre a plataformas online para adquirir productos usados. En este tipo de plataformas los artículos pueden ser ofrecidos tanto por un particular como por un profesional. Internet, en esto como en todo, te abre un abanico de posibilidades antes inimaginables. Puedes adquirir o vender productos usados en lugares lejanos, incluso en otros países, a los que, de otro modo, no podrías acceder.

Existen multitud de tiendas online dedicadas al mercado de artículos usados, con precios muy apetecibles, formas seguras de pago y entrega rápida y garantizada, por lo general. En alguna ocasión te pueden dar gato por liebre, pero eso te puede pasar también en una tienda física (incluso en los bancos).

Las tiendas de segunda mano triunfan. La crisis también ha ayudado lo suyo para ampliar la oferta y la demanda. Con la crisis, ha aumentado la compra y venta de artículos de este tipo. Este modelo de comercio ofrece la posibilidad de vender aquello que no utilizas para ganar un dinero extra y de paso comprar más barato lo que necesites.

Plataformas online de productos de segunda mano

Las plataformas más populares son también las más clásicas, aunque van surgiendo otras que les están haciendo competencia. Ebay, Segundamano, ahora denominada Vibbo (por eso de modernizarse) y Milanuncios quizá sean las más conocidas. También Todo Colección y Amazon. Más modernas son Wallapop, Pikeando (artículos de segunda mano de Ikea) y Chicfy (pero “solo para solo para chic chic chicas”).

Todas ellas son fáciles e intuitivas en su manejo, suelen requerir que te registres para actuar en ellas, sobre todo si pretendes vender. Algunas cobran comisiones por su utilización para la venta, ya sea para poner anuncios o cobrando un porcentaje proporcional al dinero obtenido por la venta. En otras no hay que pagar ningún tipo de comisiones.

De la misma manera unas ofrecen mayor protección y seguridad, tanto al vendedor como al comprador y otras no. Algunas te permiten el contacto directo con el vendedor o comprador, otras (las que cobran comisiones) exigen que ese contacto se realice a través de la plataforma.

Ya ves que la “segunda mano” de hoy en día da mucho de sí, incluso como emprendedor, pues nadie te impide que montes tu tienda online de segunda mano. Empieza a recopilar todo lo que tienes por casa y no necesitas, sigue por las que hay en las casas de tus familiares y amigos y luego, a vender…

No te creas que es tan sencillo, además, Hacienda ya está empezando a poner puertas al campo (o intentándolo al menos) para intervenir en este mundillo, en el que parece estar empezando a moverse bastante dinero negro. Tiempo al tiempo.

Por eso, lo mejor es que hagas una lista de las cosas que necesitas y veas si puedes conseguirlas de segunda mano y si te trae cuenta hacerlo de esa manera. O colocar algunos anuncios en las plataformas indicadas anteriormente para vender algo tú. Así vas aprendiendo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...