¿Sabías qué gastar en viajes es una buena decisión?

Un estudio revela que no son las compras compulsivas ni las posesiones materiales lo que te dan la felicidad, sino las experiencias vividas, recordadas y compartidas por lo que gastar en viajes es una de las mejores inversiones que puedes hacer.

viajar inversion

Si eres de los que te gusta viajar, de los que organiza un presupuesto desde comienzo de año para realizar un viaje y piensas en un ahorro programado para ello, o cuando tienes unos días libres decides ir a conocer algún lugar, estás de enhorabuena, porque ahora, según la “ciencia”, gastarse dinero viajando es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Seguro que estás ya pensando que son las agencias de viajes quienes financian ese tipo de “ciencia”, pero no van por ahí los tiros.

Se trata más bien de cuestión de felicidad y satisfacción personal, hay quien acumula cosas materiales y duraderas, no se sabe muy bien si como medio de inversión o de presunción, pero ese tipo de posesiones suelen dar más seguridad que satisfacción. A no ser que se invierta en cualquier tipo de arte, que su mera contemplación ya supone satisfacción, pues en la misma dirección va la inversión en viajes.

Los jóvenes parecen más “inconscientes” que los adultos porque no les da ningún reparo lanzarse a viajar, por pocos medios que tengan para hacerlo, aunque es verdad que cuentan con uno fundamental que es su juventud y todo lo que ella conlleva. Y no lo hacen tanto por descubrir nuevas oportunidades, que también las descubren y las encuentran viajando, sino que ellos ponen el acento en las nuevas experiencias y esto último es lo que más valora la “ciencia”.

La susodicha “ciencia” consiste en un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, que indica que la clave para vivir alegre no está precisamente en comprar de manera compulsiva, sino en generar recuerdos en base a experiencias y vivencias personales. (Para mí, que nuestros antepasados, aún envueltos en la penuria, ya descubrieron lo mismo).

El estudio afirma que la gratificación momentánea que se tiene cuando se comprar ropa, zapatos o joyas es pasajera; con el tiempo, lo comprado, termina perdiendo su interés, mientras que las experiencias vividas, además del enriquecimiento personal que suponen, pueden ser recordadas y compartidas posteriormente con otras personas, por lo que son una inversión a largo plazo con vistas a un futuro más feliz.

De hecho, una de las razones por la que las experiencias hacen a una persona más feliz que cualquier otra cosa, es porque pueden ser compartidas con otra persona o porque ofrecen la posibilidad de relacionarse y conocer gente nueva con quien poder interactuar.

Así que, ya sabes, cuando tengas algo de dinero invierte en cultura, en experiencia, en viajes: visita museos, asiste a charlas y conferencias, conoce lugares emblemáticos y si puedes hacerlo en compañía mucho mejor. El saber no ocupa lugar pero aumenta la satisfacción personal.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...