Ahorra en San Valentín cambiando el 14 de febrero por otro día

El día de los enamorados es uno de los más comerciales. Hoy desde nuestro blog te proponemos ahorrar en San Valentín cambiando el 14 de febrero por otro día.

día enamorados

Probablemente muchos de nuestros lectores más enamorados ya habrán echado un vistazo a nuestro artículo sobre San Valentín y sobre cómo ahorrar celebrando ese día. Sin embargo, a aquellos a los que las fechas comerciales no les hacen tanta gracia, y a los que no les importe cambiar el día universal del amor a otra fecha, hoy les damos algunas razones más que suficientes para decidirse a hacerlo, porque la promesa de ahorrar en San Valentín cambiando el 14 de febrero por otro día, puede merecerles y mucho, la pena.

En realidad, San Valentín es el 14 de febrero porque sí. Pero no porque en realidad ese día haya algo que celebrar. Además, creo que cada pareja es única, y como tal, deberían buscarse un día único para celebrarlo. Por lo tanto, si estás más o menos en línea con esta premisa, voy a decirte tres cosas por las que no es buena idea celebrar el día de los enamorados cuando el calendario «oficial» lo marca:

Las flores aumentan su precio más de un 200%. Si hubieras elegido la semana anterior, o el mes siguiente, podrías hacer el mismo ramo de flores a la mitad de precio. O en su defecto, encargar uno mucho más grande y mucho más elaborado por el coste que te gastas en pagar el día oficial si eliges dárselo el 14 de febrero. ¿De verdad compensa?

Los packs de enamorados que vienen con peluches, bombones y demás artículos promocionales con productos de esos que a veces ni te fijarías en ellos, aunque parecen bastante económicos, si los hicieses tú en cualquier otra fecha te costarían bastante menos. Así que celebres o no San Valentín en su día, presta atención a esos productos que se venden como un regalo barato y que al final de barato tienen más bien poco.

Los hoteles y restaurantes también suben su precio. Y en muchos casos a las nubes. De hecho, elegir otro día para salir a cenar, y otro día para la velada romántica puede conseguir ahorrarte más de la mitad del presupuesto total. Es verdad que suelen incluir especiales como velas y flores o bombones. Pero puestos a echar las cuentas no compensa, y si te apetece tanto sacar la vena romántica, también podrías llevarlos tú de casa ¿no? Todo sea por ahorrar sin renunciar a los detalles…

Imagen: GonzaloMMD

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...