Solo el trabajo en el campo crece en España

La economía española no parece querer ir bien. De hecho, el desempleo continúa su crecimiento, y por el momento, el único sector que parece crecer es el primario relacionado con el campo y los cultivos.

trabajo campo

Aunque desde muchos sectores se canta victoria sobre la crisis de España, la mayoría de los normales, los que no estamos en los bancos, ni somos grandes inversores, aún no llegamos a ver los brotes verdes. Y lo digo en el sentido más metafórico de la palabra, porque si tenemos en cuenta su significado más literal podríamos decir que tenemos delante más brotes verdes que nunca. Y no es que me contradiga, ni que yo copie ahora al señor Botín con aquello de que el dinero llega a borbotones a nuestro país. Todo lo contrario. Parece que en España el sector que genera empleo es el campo. Y el éxodo hacia los pueblos y localidades parece ser un hecho contrastado.

Y si el campo generase todo el trabajo que los españoles necesitan, y diese un salario a todos los parados que se acumulan meses tras meses en las listas, el problema sería, si uno se lo plantea, relativamente fácil de solucionar. Sin embargo, no es así. Es cierto que se ha pasado de un modelo basado en los servicios y en el sector terciario, a un modelo que genera más trabajo en el primario, en el que cubre las necesidades básicas con agricultura, ganadería y pesca en menor medido. Pero el problema del campo es el de décadas: salarios bajos y empleos precarios.

De hecho, el empleo que se está generando en el campo es sobre todo temporal. De ese que hoy tienes y mañana no. Y de ese que en definitiva no salva a una familia de caer en la peligrosa cuesta del desempleo y de no poder llegar a final del mes, pero que tampoco salva a España y a la Seguridad Social del déficit que supone que haya más parados, pensionistas y personas que no trabajan por diversas causas que activos. Vamos es un pan para hoy y hambre para mañana que no salva a nadie.

Además de todo eso, de que el trabajo del campo siempre ha sido duro y mal pagado, ahora el mayor problema son las grandes superficies, que son las que colocan el precio de los productos y que en muchos gastos no cubren ni los costes de producción. Y con todo eso hay que lidiar. Con eso, y con el hecho de que volver al campo desde la ciudad no es fácil. Pero a algunos, es la única solución que les queda. Aunque sea una solución solo a medias. ¿Es éste el país que queremos? Vale la pena la reflexión

Imagen: Robert.

Vía: El Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...