Rajoy espera bajar el IRPF a cómo estaba antes de ser presidente

La cacareada bajada de impuestos en España parece querer quedarse en lo que había justo antes de la llegada de Rajoy a Moncloa. Pero el iVA, los copagos y los recortes se mantendrán.

bajada IRPF

Que van a bajar los impuestos es una promesa que habremos oído un ciento de veces. Pero por el momento, las que eran medidas urgentes para el control del déficit y que dejarían sin valor la mayoría de incrementos de impuestos en 2014 se echaron para atrás y acabaron por resultar una pesada carga para comenzar el año a las economías domésticas. Pero ahora que se acercan las elecciones europeas, parece que cobra fuerza el discurso electoralista y claro lo de bajar impuestos es siempre un buen recurso.

Sin embargo, por todo lo que ha ocurrido en España, con cientos de promesas que nunca se cumplieron, los ciudadanos se encuentran a día de hoy bastante preocupados porque todas las nuevas ideas no se queden nada más que en el papel. Y parece que los últimos informes de los que tenemos noticia indican precisamente que ese temor se hará realidad. En este caso, mientras desde Hacienda dicen que el IVA no subirá de momento, los expertos economistas recomiendan pasarlo al 22% o al 23%. Lo mismo ocurre en la cabeza del ejecutivo. El presidente habla de bajar el IRPF, pero los informes realizados por los analistas simplemente barajan una vuelta a la posición de 2011.

Si estos pronósticos se cumplieran, lo que nos encontraríamos sería una situación en cuanto al IRPF exactamente igual que la anterior al gobierno del PP. Es decir, el partido bajaría la subida que ellos mismos impusieron. Pero nada más. Y teniendo en cuenta que en estos ya más de dos años se ha subido el IVA, se han subido los impuestos autonómicos y locales, se han creado nuevos impuestos, se han introducido copagos y se han aplicado recortes en todos los ámbitos, esa esperada bajada del IRPF nos dejaría en una situación mucho más precaria que anteriormente.

Es más, si ponemos todo esto sobre la mesa de la evolución salarial y de las pensiones, en caso de que el IRPF bajase solamente a niveles de 2011, obviando que el resto de impuestos han subido, viendo que los sueldos son cada vez más bajos y que las pensiones, en la práctica con la eliminación del IPC como sistema de revalorización también han caído, está claro que pagaríamos igual que antes, pero tendríamos mucho menos capital disponible. Y menos derechos. Y menos beneficios sociales. ¿De verdad alguien cree que una bajada del IRPF tan pequeña puede contentar a un ciudadano harto de recortes y de apretarse el cinturón?

Imagen: Oneras

Vía: Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...