El miedo al confinamiento y el teletrabajo provocan la vuelta al campo

Debido al confinamiento, el teletrabajo se ha vuelto una realidad. Eso ha provocado que la gente esté pensando en volver al campo, donde las viviendas son más baratas y donde se pasaría de forma mucho menos estresante un segundo confinamiento

vuelta al campo

La crisis del Coronavirus ha provocado muchos cambios en la sociedad española. Uno de los más significativos ha sido el auge del teletrabajo, el cual ha sido potenciado para minimizar el riesgo de contagio. El virus ha acelerado algo inevitable, adelantando así la opción de trabajar desde cualquier parte.

Aunque el confinamiento aún no haya acabado del todo y haya aún muchas limitaciones, la gente ya ha empezado a preparar el futuro. Debido a los rumores de que podría haber confinamientos intermitentes, las personas que tienen opción de teletrabajar ya plantean la opción del volver al campo.

Se busca una mayor calidad de vida

El confinamiento ha sido bastante duro para las personas de las grandes ciudades. Es más difícil estar encerrado en un piso pequeño que estar en una zona rural, con jardín y con muchos más metros cuadrados. Buscando una vivienda rural, se aseguran de pasar un segundo confinamiento de forma mucho más agradable.

Se han incrementado más de un 40% la búsqueda de viviendas más grandes y deslocalizadas, buscando principalmente chalés, casas y fincas rústicas. La mayoría de personas que lo están buscando son de grandes ciudades como Madrid y Barcelona, que buscan salir de estas ciudades.

Eso sí, todo depende de la naturaleza del teletrabajo que tengan asignados. Los que prevén que puedan volver a trabajar de forma presencial durante un año, no se van muy lejos, escogiendo provincias limítrofes que no estén muy alejadas de su puesto de trabajo. De este modo, sería mucho más fácil regresar.

En cambio, los que han conseguido el teletrabajo permanente están apostando por una España mucho más rural. Buscan pueblos con conexión a internet que estén alejados de las grandes ciudades. Es más, incluso han reservado estas viviendas durante el confinamiento, para mudarse rápidamente en cuanto el Estado les dejase desplazarse.

Al miedo al confinamiento hay que añadir el problema del precio de los alquileres, el cual es desorbitado en las grandes ciudades. Se buscan viviendas en el campo porque son mucho más económicas que en las grandes ciudades, tanto para alquilar, como para comprar.

Un chalet en un pueblo es más económico que un piso de 25 metros cuadrados en Madrid. Además, hay personas a las que no les gusta el estrés de las grandes ciudades, con aglomeraciones en el metro y personas apuradas por la prisa.

Esto ayudará a que la llamada España vaciada tenga un gran impulso, pues no son pocas las personas que volverán al campo. ¿Quién querría vivir en una gran ciudad cuando por mucho menos dinero puedes tener una mansión en un pueblo?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...