Estilo usado: 18 consejos para comprar ropa de segunda mano

Desde GetRichSlowly nos llegan 18 consejos que complementan a la perfección el artículo sobre las tiendas de ropa de segunda mano de Barcelona, con una serie de pautas a seguir que te pueden ayudar en esta tarea si no estás acostumbrado a esto de darle a la ropa una segunda vida.

En cuanto al prejuicio social al respecto, parece que a los americanos se les está pasando la tontería (con tanta crisis es normal dejarte de tonterías), pues según una encuesta al respecto, el 70% de los adultos cree que el hecho de comprar ropa de segunda mano está ahora más socialmente aceptado que hace 10 años.

Sin más dilación os dejo con los consejos, a ver si os sirven.

  1. Hazte un presupuesto. Las primeras veces será difícil, pues no tendrás ni idea de cuanto puede costarte la ropa de segunda mano, pero las siguientes veces estaría bien que te hicieras un presupuesto. Salir con la idea de gastarte solamente 30 euros no está mal, te sorprendería lo que puedes llevarte por 30 euros en según que tiendas.
  2. Deja los prejuicios en casa. Alguna gente considera que las tiendas de ropa de segunda mano son agujeros sucios y abarrotados. Evidentemente alguna tienda así existe, pero en la mayoría alguien se ha encargado de que todo luzca bien y ordenadito. Cuando encuentres alguna que te guste no podrás parar.
  3. Ve con algún amigo/a. En las compras de ropa nueva, siempre va bien tener una segunda opinión al respecto de lo que piensas incluir en tu armario. La ropa de segunda mano no es una excepción, y siempre va bien que alguien te confirme si lo que te estás probando es demasiado de segunda mano.
  4. Pruébate las prendas. Las tallas varian según las épocas, no es una buena idea arriesgarte a llevarte algo que se supone que te irá bien porque es de tu talla normal, puedes llevarte una mala sorpresa.
  5. Revisa bien las prendas. En el fondo es ropa usada, la mayoría está en muy buenas condiciones, pero hay excepciones. No te gustará nada llegar a casa y encontrarte un agujero, mancha de tinta o cremallera rota en tu nueva prenda solamente porque no lo revisaste a consciencia.
  6. Revisa las instrucciones de lavado. No le sirve de mucho a tu cartera que te compres una falda por 3 euros si luego la tienes que llevar a la tintorería cada vez que quieras lavarla.
  7. Sigue las etiquetas para encontrar las marcas que te gustan (algún que otro Channel viejo habrá, seguro), pero no te limites, seguro que hay cosas sin marca conocida que te pueden gustar.
  8. Piensa en las capas de la ropa. Quizás una camiseta de 2 euros tiene una mancha en la manga pero puedes usarla para llevarla debajo de una camisa abierta. Por precios así, puedes permitirte pensar en usos limitados.
  9. Diversifica tu armario. Las tiendas de segunda mano son una gran forma de incluir en tu armario colores y estilos que normalmente no usas, y de forma barata. Esto del estilo a la hora de vestir es algo curioso, nunca sabes la reacción que puedes llevarte por parte de tu familia y amigos con un cambio substancial en la forma que tienes de vestir.
  10. No gastes en complementos nuevos. Las tiendas de segunda mano son la gran alternativa a la hora de no dejarte 40 euros en un sombrero o 30 en un cinturón nuevo. Si puedes conseguirlo por 3 euros, mucho mejor, ¿no? Además, evitarás el efecto todo-el-mundo-lleva-lo-mismo que propician según que marcas.
  11. Busca ropa nueva de otras temporadas. Algunas veces las tiendas de ropa nueva encuentran en las tiendas de segunda mano una manera de deshacerse de stocks sobrantes y demás. Pagarás un poco más que si fuera de segunda mano, pero mucho menos que si lo compraras en la tienda original, y es nuevo.
  12. Si no te lo vas a poner, no te lo compres. Comprar algo aunque sea por 5 euros si luego no te lo vas a poner no es una gran idea para esto de ahorrar. Compra solo lo que sabes que vas a terminar usando.
  13. Lava las prendas cuando llegues a casa. Importante.
  14. Estate al tanto con las rebajas. La mayoría de tiendas de ropa usada suelen hacer rebajas o ofertas periódicamente, si pasas de vez en cuando por ellas, podrías encontrarte con las rebajas y pagar aún menos.
  15. Si vas a menudo a la misma tienda, pregunta sobre cada cuando cambian el stock. Este tipo de tiendas reciben envíos periódicamente, interesa saber cuando llegan para poder poner la mano encima de las mejores prendas.
  16. No vayas con prisa. Las visitas a las tiendas de segunda mano requieren su tiempo si quieres encontrar algo interesante. La organización suele ser un poco más caótica que en las tiendas normales, y vale la pena remover algunas pilas de ropa.
  17. Si te acostumbras a comprar ropa de segunda mano, es interesante que intentes renovar el armario periódicamente. Cada vez que compres algo nuevo, tira, regala o vende en una tienda de segunda mano otra prenda. Conseguirás no tener un armario a rebosar de prendas.
  18. Disfruta con la compra. Las tiendas de segunda mano tienen algo, si lo pruebas seguramente sentirás esta especie de emoción que te da la posibilidad de encontrar alguna joya o artículo precioso-perfecto por cuatro duros.

Vía GetRichSlowly.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...