Malas noticias para el comercio textil español

El comercio textil español comienza a tener dificultades que afectan de lleno a estas empresas

El comercio textil de España sufre un duro golpe

El número de tiendas y el empleo se redujeron en gran medida a pesar que durante cuatro años registró muy buen crecimiento. Se estima que entre 2018 y 2019, el descenso en el comercio textil español ha sido de 2,3% llegando a marcar una diferencia con los registros previos, en que tenía muy buena racha.

El director general de la patronal del sector, Acotex, Eduardo Zamácola, expresó que fue “un año tremendamente complicado» pues cayó abruptamente el empleo, la facturación y el número de tiendas. Detrás de dicha caída, Acotex ha indicado que la climatología y las tendencias de las colecciones van a la inversa, lo que ha generado incertidumbre en el especial en el sector económico. Aun así, aún se mantiene la esperanza que en lo que resta del 2019, la situación mejore.

Las cifras del comercio textil

Acotex, en su informe anual sobre el comercio textil, ha indicado que las prendas de vestir y los complementos cayeron en un 2.27%, llegando a tener en 2018 una suma de 17.686. Antes de esta caída, en 2013 el sector se vio grandemente afectado por la crisis, llegando a tocar fondo con 15.850 millones de euros. Los cuatro años siguientes, el sector presentó un crecimiento de hasta 7,7%.

En 2006, mucho antes de la crisis, ya el comercio textil venía presentando números bajos, de hecho, llegó a registrar 22.406 millones en aquel momento. Incluso luego ocurrió una caída en el gasto de ropa de los hogares, llegando a tener en promedio 1.218 euros. Zamácola lamenta que “tras la caída de la crisis, no nos hemos recuperado».

Desde el año pasado que se ha venido suscitando una caída en las ventas, también se ha registrado una baja actividad, lo que ha derivado en el cierre de numerosas tiendas y la destrucción de múltiples empleos, llegando a registrarse una caída en el  número de trabajadores dedicados a la moda en un 0,86% (198.882 trabajadores). Caídas como esta, no se habían registrado en España desde el año 2013.

El secretario de Acotex, Eduardo Vega-Penichet, atribuye este drástico cambio a que los puntos de venta se han reducido en un 1,39%, lo que equivale a un 61.313,685, cifra menor a la registrada en el año 2017.De allí que el número de tiendas se ha reducido por segundo año consecutivo. Este escenario ha permitido que el comercio electrónico de moda se haya incrementado e incluso popularizado, alcanzando un 8%  de la facturación ­de este sector, lo que equivale a unos 1.400 millones de euros.

Pronunciamiento de Zamácola

Teniendo en cuenta las cifras, Zamácola ha llegado a describir que este fenómeno es «tremendamente complicado, penalizado sobre todo por unos cinco primeros meses catastróficos», siendo uno de los factores las condiciones meteorológicas frías durante la época de verano, llegando a impedir la venta de las colecciones.

De allí que se ha emitido una orden para que se reorganice el comercio textil español pues a partir de enero se vende ropa de verano, y de julio ropa de invierno, llegando a verse inundado de promociones y rebajas continuas que llegan a ser “insostenibles”. «No tiene sentido intentar vender un abrigo en julio», aseguró.

Esta falta de sincronía entre las colecciones y el clima, casusa pérdidas ya que no se venden al momento en la temporada en que salen a la venta, obligando a la tiendas y vendedores a ofrecer la mercancía en temporadas de descuento, llegando a afectar las finanzas de los negocios. Zamácola ha propuesto que se busque un equilibrio, en que puedan realizarse las rebajas pero en otros momentos del año, por ejemplo: de enero a marzo y de julio a septiembre.

Aparentemente, la segunda mitad de 2018 registró una leve mejoría, llegando a aumentar el índice de venta entre los meses septiembre, octubre y noviembre, mientras que la campaña navideña resultó complicada para vendedores y empresarios del comercio textil.

Otros factores que han intervenido

Otra explicación que se ha buscado a esta crítica situación del comercio textil ahonda en problemáticas más coyunturales… que si la huelga de taxis a comienzo de este 2019 en Barcelona y Madrid que llegó a afectar en gran medida el consumo en España, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, así como otras circunstancias económicas y políticas.

Tal ha sido la situación que no se han visto novedades, de hecho, desde hace dos años las tendencias han venido siendo las mismas, mientras que las cadenas especializadas en el mercado textil han devengado un 33,9% de las ventas, apenas ocho décimas adicionales al año anterior. Por otro lado, los hipermercados y supermercados han crecido hasta cinco décimas, alcanzando una cuota del 25,1%; las tiendas multimarca que concentraban un 40% de las ventas, ahora solo representan un 17,4%; los outlet se quedaron estancados en un 15,1% de las ventas y los grandes almacenes apenas un 8,5%.

En lo que va de 2019, el comercio textil ha mejorado progresivamente, sin embargo se espera que llegue a adquirir mayores ingresos y estabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...