La burocracia es el gran obstáculo para los emprendedores

No solamente deben hacerse cargo de tener su actividad económica a flote, los autónomos también deben estar al día con los trámites burocráticos: el cálculo de ingresos y gastos, la declaración y pago de impuesto, entre otros.

Los autonomos critican el exceso de carga administrativa

A pesar de las trabas administrativas que deben enfrentar, el número de autónomos aumenta en España, según cifras de la Seguridad Social para el mes de abril de este año se registraron casi 10 mil trabajadores independientes más para consolidar un total que supera los 3 millones 260 mil personas que trabajan por cuenta propia.

Las encuestas revelan que casi la mitad de los independientes reprueba los engorrosos trámites administrativos que tienen que realizar adicionalmente a la labor de ocuparse de la supervivencia de su emprendimiento. Uno de los papeleos que más trabajo les da a los autónomos es la declaración del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que deben realizar cada tres meses.

Para ello, deben estar pendientes de no perder ninguna factura y solicitarla a la hora de hacer una compra de algún bien o servicio por muy banal que parezca, en este sentido, la factura es un papel que cualquier emprendedor responsable no debe olvidar pedir para justificar sus gastos y porque a partir de ellos deben hacer el cálculo y determinar el monto que pueden deducir de su declaración fiscal.

Ponerse al día con el IVA es una gestión obligatoria que garantizará la transparencia de la empresa y que debe realizarse así no se haya facturado ningún servicio o vendido ningún bien durante el trimestre respectivo. Además, también tienen que declarar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Persisten ante la muralla

Datos publicados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) evidencias que los autónomos personas físicas siguen abriendo puestos de trabajo. En los primeros tres meses del año en curso generaron un promedio de 117 puestos al día. Aunque la cifra está bastante por debajo de los más de 500 empleos que abrieron en el mismo lapso en el 2018, no es despreciable.

El total de empleos generados en este primer trimestre por los autónomos asciende a los 6 mil, una muestra que pese a la muralla de trámites son un factor importante dentro de la dinámica laboral y económica del país, pero eso no los salva de tener que lidiar con los problemas burocráticos.

Luego de haber recabado los requisitos para la declaración, el otro obstáculo son los impuestos que muchos deben cancelar y ello se convierte en otro escollo que deben solventar para continuar sin perturbaciones su actividad productiva, no sin antes tomar en cuenta aspectos como atraer los clientes y buscar fuentes de financiamiento.

La cuota de autónomos de 2019 es de 283,3 euros mensuales y es el monto resultante de aplicar el 30% a la base mínima de 944,40 euros. Por otra parte, desde el año 2013 los autónomos pueden beneficiarse de la tarifa plana, que este 2019 pasó de 50 euros a 60 euros, una cuota que cubre accidentes laborales y comunes pero excluye el cese de la actividad y faltas por formación.

Pero, la mayoría de los trabajadores autónomos coinciden en que con los problemas y dificultades a cuestas, disfrutan de lo que hacen, al menos el 60% de los que empezaron a trabajar de manera independiente confiesan que son más felices que antes porque invierten su tiempo y esfuerzo en hacer lo que realmente los satisface a nivel profesional.

Entre las ventajas que enumeran están que no tienen un jefe por encima de ellos y tienen más flexibilidad al establecer su horario laboral.

Sin embargo, más allá de la burocracia y del entusiasmo de un porcentaje significativo de los autónomos para enfrentarla y seguir adelante, hay otras dificultades que se añaden a la realidad de ser independiente en España: las horas que trabajan al día parecen excesiva.

Los estudios de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos han revelado que cerca de cuatro independientes de cinco trabajan más de 9 horas diarias. En una mirada más detallada se devela que por cada diez autónomos casi tres de cada diez llega a trabajar no menos de 11 horas, otros tres tienen jornadas laborales de no menos de 10 horas, y dos invierte como mínimo 9 horas en su empresa.

Trabajo sin reposo

Quizá porque están bastante involucrados en su negocio y tienen la pasión necesaria para aportar un mayor esfuerzo y dedicación o porque sienten un sentido de responsabilidad superior y no quieren abandonar el barco temporalmente, los autónomos muestran poco interés por las vacaciones.

Los datos revelan que siete de cada diez trabajadores independientes solo toma 20 días de receso al año o menos que eso y son muy pocos los que apartan 30 días o más para despegarse de su oficina.

Además, más del 70% no se ha dado de baja ningún día por enfermedad, o al menos no ha dejado de trabajar si no se ha sentido bien de salud. Sea gripe o estreñimiento para el emprendedor son pequeñas afecciones que no lo harán faltar. El presidente de la Federación, Lorenzo Amor, dice que un autónomo no deja de trabajar porque tiene una molestia o una pequeña enfermedad cuando falta a su negocio es porque tiene una fuerte afección que le impide ir.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...