¿Por qué me piden un aval bancario para un alquiler?

Un aval bancario es una figura bastante habitual en el mundo de las finanzas, pero es cada vez más habitual que te lo pidan en un alquiler. Te explicamos cómo funciona.

llave

Encontrar ese piso que se adapta a tus necesidades en el mercado del alquiler de viviendas no es una cuestión sencilla. Pero una vez haces todos los esfuerzos necesarios para lograrlo, cada vez resulta más habitual que además del mes de fianza, te soliciten lo que se conoce como un aval bancario. Es probable que con solo oír el nombre de esto te asustes un poco, pero no te preocupes, no es nada ni tan complejo, ni tan exagerado como su nombre parece indicar.

Empecemos pues por el principio. ¿Qué es un aval bancario? El aval bancario es un contrato de compromiso con el que el propietario se asegura de que dado el caso de que no se produzca el reintegro de la cuota del alquiler, se pueda acudir a una entidad bancaria a reclamar ese dinero y recibirlo. Esto quiere decir que para poder acceder a ese alquiler vas a necesitar acudir a tu entidad bancaria a solicitarlo. Su concesión dependerá de tus ingresos y del comportamiento que hayas tenido al contratar productos con ellos u otros bancos.

Los avales bancarios en el alquiler de viviendas

Es cada vez más habitual que se soliciten avales bancarios para el alquiler de viviendas por las malas experiencias de los caseros a la hora de tener inquilinos anteriores con impagos, o simplemente como fórmula de protección para evitar cualquier incertidumbre que pueda ocurrir. Hay que tener en cuenta que anteriormente, con una nómina o un contrato de trabajo era más sencillo tener garantizada la renta del alquiler. Sin embargo, en un momento del mercado laboral en el que la temporalidad está asentada, resulta mucho más complejo que esos documentos puedan ser una garantía real.

Como inquilino, tener un aval bancario con tu casero no implica nada malo, aunque hay que estudiar esas condiciones a fondo con tu banco, porque pueden tener comisiones e intereses elevados. Ten en cuenta que viene siendo algo similar a una cuenta de crédito con tu banco. Pero de este aspecto te hablaremos en el párrafo que sigue. Una vez consigas tu aval bancario, debes entregar a tu inquilino el original de la documentación, así como solicitárselo de vuelta cuando se rescinda el contrato. No debes preocuparte de nada más mientras no incurras en el impago de una cuota del alquiler. ¿Y cuándo eso ocurra, qué pasa? Sigue leyendo para saberlo.

¿Cómo funcionan los avales bancarios?

Las condiciones que se suelen exigir por parte de las entidades antes de conceder a un determinado cliente un aval bancario suelen estar relacionadas con las garantías que se tienen ya prestadas, como por ejemplo hipotecas o créditos personales; y la disponibilidad de capital que tiene la persona en concreto. Se hace un estudio para simular los casos en los que la entidad tiene que adelantar el dinero a tu casero por impago de la cuota. Y según esos resultados se te concede o no este documento.

Antes de darte el sí final a un aval bancario, tu entidad te propondrá unas condiciones que debes estudiar con mucho cuidado. En ellas se analizarán las comisiones y los intereses que te pueden cobrar en caso de que se active esta garantía. Es decir, si dejas de pagar una cuota a tu casero, y éste recurre al avala bancario, el banco le dará su dinero, pero te cobrará a ti una serie de condiciones reflejadas en ese contrato al hacerlo.

Lógicamente, siempre que sea posible, hay que evitar que se active el instrumento del aval bancario. Aunque pueda resultar muy cómodo para el casero, e incluso para el inquilino en momentos de falta de liquidez, no es demasiado cómodo, ni barato, que se utilice. En caso de que no puedas pagar una cuota de tu alquiler, lo mejor siempre pasa por intentar negociar con el arrendador. Unos días de espera, una prórroga, o cualquier otro tipo de solución. Si esto no funciona, entonces la alternativa sería buscar financiación por otro lado. Si no se puede, entonces habrá que dejar que el aval bancario cumpla su función y asumir los costes que de ello se derivan. Eso sí, para intentar que las condiciones te sean lo más favorables posibles, intenta negociar esas condiciones antes de que el banco te conceda el aval bancario para tu alquiler.

Foto: © mblach

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...