¿Ya conoces la discriminación horaria flexible para ahorrar en la factura de la luz?

Este artículo explica en qué consiste la discriminación horaria flexible y cómo permite ahorrar en la factura de la luz. Hasta siete nuevas posibles tarifas de luz que te permitirá pagar menos consumiendo en un horario determinado del día, de la semana y hasta del año. Con coste cero en algunos casos concretos.

discriminacion horaria flexible

A la mayoría de las personas les suena eso de la tarifa de la luz con discriminación horaria. Los consumidores acogidos a ese tipo de tarifas y que dispongan del equipo de medida necesario para ello, podrán aplicar un descuento por discriminación horaria que diferencia dos periodos al día con un precio diferente para los consumos en las horas del día (punta) y las horas de la noche (Valle).

Pero ahora no se habla simplemente de discriminación horaria, sino de discriminación horaria flexible, una vuelta de tuerca más, pero favorable al consumidor si sabe ajustarse a ella. Es una nueva fórmula para ahorrar luz con tipos de tarifas eléctricas diferentes que imitan la discriminación horaria, pero sin restricción de horario. La tarifa de discriminación horaria tradicional servía para aquellos que trabajaban durante el día y el mayor gasto energético lo realizaban por la noche. Pero ¿qué sucede cuando los horarios de trabajo no se adaptan a ese ritmo? Para ese tipo de situaciones nace esta nueva tarifa más flexible.

Con ella, por ejemplo, se puede escoger las ocho horas diarias en las que se quiere aplicar un precio más bajo, ya sea durante la noche o durante el día, incluso se da la posibilidad de repartir las horas de consumo energético más económicas en dos grandes bloques de cuatro horas cada uno, distribuidos a lo largo de la jornada.

¿Quién da más en la factura de la luz?

Pero todavía hay más, es como si las compañías eléctricas, hartas de que el consumidor las valore negativamente, hubieran decidido tirar la casa (la luz) por la ventana, porque también te ofrecen la posibilidad de elegir dos horas al día en las que el consumo no tenga coste, es decir que en esas horas no se paga nada, y el resto del día tiene también una tarifación más barata que la normal. Yo ya estoy calculando, en función de la potencia que tengo contratada, la cantidad de cosas que puedo poner en funcionamiento durante esas dos horas: lavadora, lavavajillas, horno, el capítulo pendiente que me falta de ver de Juego de Tronos, la licuadora, el humidificador, recargar los portátiles, el smarfhon y la tablet… ¡Caray, que no tengo enchufes para tanto!

Pues no te entusiasmes demasiado porque, de entre las tarifas de la luz que se pueden contratar, también existe un plan específico para los fines de semana, por si prefieres repartir entre el sábado y el domingo lo que pensabas hacer en es par de horas gratis. Puedes dividir la semana en dos bloques: de lunes a viernes por un lado, y sábado y domingo por otro. De modo que el kWh que se consuma durante el fin de semana costará un 57% menos de lo que se abona entre semana.

Realmente es para volverte loco de contento, porque todavía no lo has descubierto todo: ¿Quién da más? Pues mira, algunas compañías te dejan optar por un día a la semana en el que el consumo no tenga coste, con la ventaja de poder elegir ese día sin restricciones y con un precio de coste bajo para las horas no promocionadas el resto de la semana.

Pero hay quien ha ido más allá y ha puesto sus miras en las segundas residencias, dando dos posibilidades: los planes de invierno con la tarifa reducida del 15 de junio al 15 de septiembre, y los de verano, que la aplica del 1 de diciembre al 1 de marzo. Ya sabes que el aire acondicionado o la calefacción pueden generar una factura elevada. Con todas estas propuestas, las compañías eléctricas ganan al poder contar con una distribución energética más planificada con una mayor recionalización, evitando, en la medida de lo posible, elevadas puntas de consumo inesperadas.

Te están diciendo a las claras que “eres mu tonto” si no te acoges a alguna de ellas, pues independientemente del tipo de plan que elijas, el coste del kw en la franja económica es un 50% más barato que el normal, y además, por ahora, no se exige permanencia, por lo que si no se le sacas partido, puedes cambiarte sin penalización alguna. ¿Te animas a probar?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...