¿Qué tarifa de la luz debo elegir para ahorrar dinero?

facturas

Ahorrar dinero en la factura de la luz es actualmente una cuestión fundamental. Aunque es cierto que las continúas subidas a las que nos tenía acostumbrados han dado cierta tregua, no lo es menos que la reforma eléctrica ha introducido novedades que perjudicarán seriamente a aquellos consumidores que utilizan la luz en las horas puntas. Es decir, en las horas en las que la demanda es mayor ya que, con la tarifa horaria se pagará en referencia al precio del mercado.

Aunque estos días en nuestro blog de ahorro, A Fin de Mes, hemos estado hablando del tema, sobre todo por el lanzamiento de Pepeenergy como nuevo operador del mercado que promete abaratar los costes como ya hizo en su momento con la creación de su operador de telefonía low cost, hoy pretendemos ayudarte a elegir la mejor tarifa de la luz para ti según el uso que hagas de la energía en tu casa. ¿Quieres saber cuál es la tarifa eléctrica que más te conviene para ahorrar?

Tu tarifa depende del tipo de consumidor que seas

Actualmente, aquellos consumidores que tengan potencias contratadas por debajo de los 10 KW y cuenten con un contador de los más nuevos del mercado, capaz de enviar información a su compañía en tiempo real, pueden acogerse a la tarifa horaria a la que tantas vueltas le hemos dado. ¿Sale más cara o más barata? En realidad, depende. A continuación vamos a hablarte de tres perfiles diferentes de consumidor con sus respectivas recomendaciones de tarifas eléctricas para ahorrar dinero.

  1. Si eres un consumidor con horarios fijos: si tus horarios son fijos y sabes bien qué tipo de consumo eléctrico vas a hacer, pero no quieres depender del mercado y de los muchos factores que inciden en el precio de la electricidad, entonces la mejor opción de la que dispones en el mercado actual es la tarifa cerrada con precio de kw que se mantiene durante un año completo. Con ella vas a poder conseguir un gran ahorro porque, aunque su precio suele ser superior al tope actual, sí que es cierto que te permite cierta flexibilidad y conseguir rentabilidad cuando vienen las épocas en las que la luz se dispara. Además, siempre podrás saber cuánto vas a pagar.
  2. Si no estás en casa en horas punta y no te importa pagar o recibir bonificaciones según el mercado: si eres de los que piensan que la reforma eléctrica ha servido para poner un poco de transparencia en el mercado, lo que deberías hacer es acogerte a esta tarifa por horas. Eso sí, necesitarás tener un contador de última generación y, además, corres el riesgo de sufrir facturas muy distintas entre sí. En ese sentido, la transparencia que proponen los de Pepeenergy podría darle un punto a su favor a una tarifa que en principio el consumidor entiende como compleja, poco práctica y más costosa.
  3. Si quieres un ahorro personalizado y una tarifa que no cambie mes a mes: la mejor propuesta de tarifa de la luz que existe en el mercado actual para ti se encuentra en el mercado libre. Se trata de las tarifas denominadas tarifas planas en las que tu compañía eléctrica prefijará un precio mensual para un consumo estimado. Si al final del año se supera dicho consumo, habrá que pagar lo que falta. Pero, a cambio, te ofrecen muchas facilidades y es una gran fórmula para mantener controlado el precio de la factura de la luz. La desventaja es que, para poder acogerte a ella, en muchas compañías te exigen compromisos de permanencia.

La tarifa que utilices en tu factura de la luz marcará el precio final que pagas por la electricidad pero, también será clave a la hora de establecer importes máximos y mínimos. Si el consumo eléctrico en tu casa no es elevado, es probable que las tarifas planas que te ofrezcan, no compensen. Sin embargo, cuando el consumo es considerable, negociar con la compañía eléctrica es la mejor de las opciones para conseguir que el precio final se ajuste a lo que realmente necesitas y no pagues nunca de más.

Por último, antes de cerrar esta pequeña guía para aclarar el tema de las actuales tarifas eléctrica por la conveniencia en el ahorro que suponen a las economías domésticas, me gustaría destacar que cualquiera puede cambiar de compañía sin que se corra el riesgo de quedarse sin luz. Éste es uno de los mitos más extendidos y que, en muchas ocasiones, hacen que sean muchos los ahorradores que dudan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...