La factura de la luz puede subir siempre que haya déficit de tarifa

Si a los ahorradores nos preocupaba que la reforma eléctrica aumentase nuestra factura de la luz, ahora es un hecho que las eléctricas podrán subir las tarifas cuando haya déficit

electricidad

Lo cierto es que las críticas a la reforma eléctrica no se han hecho esperar. La penalización a las renovables de la que te hablamos en su momento no tiene cabida ni dentro del actual sistema español ni dentro del europeo, que ya ha mostrado su preocupación por el rumbo que están tomando en España las nuevas decisiones sobre energía. Sin embargo, se avecinan más cambios, y lo que fue una hipótesis o propuesta hace unos meses se convierte hoy en una realidad, porque pronto nos encontraremos con un mercado en el que la tarifa de la luz no se encuentre regulada.

Actualmente era el gobierno quien siempre tenía la última palabra, y quien en parte regulaba las subidas de la factura de la luz, a partir de ese sistema mixto en el que el 50% del coste total lo establecía él, sumando al déficit de tarifa la diferencia. Sin embargo, la nueva norma plantea que el Estado debe deshacerse de esta gran deuda que tiene con el sistema energético y que por lo tanto, cuando se produzca déficit de tarifa las eléctricas van a poder subir la luz prácticamente de forma libre.

En la práctica, esto supone un nuevo hachazo a las economías domésticas, que desde que se ha privatizado la luz han visto como el recibo se incrementa casi al infinito, mes si y mes también. Además, ese déficit de tarifa del que hablan depende de muchos factores relacionados con la economía y finanzas, con lo que será bastante difícil para un consumidor de a pie entender o prever cuándo y cómo volverá a subir el recibo de la luz.

Por si fuese poco, la crítica viene casi implícita porque cuando se echa un vistazo a lo que cuesta la electricidad en Europa, continente en el que prácticamente todos los países necesitan de recursos externos para producirla o que acuden a fuentes naturales como el agua en el caso español, no se entiende cómo la nuestra nos sale la segunda más cara. Si a ello le añadimos la variable de poder adquisitivo tenemos que en realidad la luz es con diferencia la más cara de todo el Continente. Vamos, que no estamos para bromas, y menos para normas nuevas que acaben por tocarnos, por enésima vez al bolsillo de un contribuyente que ya no cubre sus necesidades más básicas. ¿Acaso la luz es un lujo?

Vía: El País

Imagen: Antonio Campos Ruiz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...