Alemania y la electricidad o cuanto tenemos que aprender

Alemania y la electricidad

Leo hoy en PocketLint que un pueblo alemán ha implementado un sistema en la red eléctrica que permite a sus habitantes encender las luces de la calle a voluntad usando el teléfono móvil, por lo que normalmente están apagadas y si alguien las necesita, simplemente las enciente. Esto ahorra al pueblo 4.000 euros anuales.

Por otro lado, también en Alemania, se ha abierto el primer supermercado verde del país, que recicla sus propios desperdicios, genera el 75% de la potencia necesaria para calentar el edificio desde la energía que pierden los sistemas de refrigeración y consigue el 25% restante mediante un sistema geotérmico que calienta el lugar en invierno  y lo enfría en verano.

Llevo un año y medio viviendo en la capital germana y no paro de asombrarme con detalles de este tipo (la mayoría menos evidentes, pero vamos), que en el fondo son los que convierten Alemania en uno de los países más verdes y conscientes cuando se trata del medio ambiente de Europa. Y no nos engañemos, es ecología a primera vista, pero al cabo del año es dinero.

Con todo esto, lo que quiero decir es que los sistemas están ahí. Las técnicas de ahorro energético, económico y de preservación del medio ambiente ya están inventadas. El reciclaje podría funcionar mucho mejor de lo que hace. Y en el fondo solo es cuestión de que los ciudadanos y los empresarios nos quejemos y tomemos iniciativas.

Os podría poner mil ejemplos, pero creo que el más evidente es el de fomentar el sentimiento de seguridad en las grandes ciudades a base de iluminar de forma grotesca las calles a partir de las 9 de la noche. Sin duda a veces pienso que lo hacemos todo del revés, sin ánimo de ofender a ningún funcionario.

Vía PocketLint y PepeGrillo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...