Los 5 trucos de ahorro que seguro has visto usar a tu madre

Vamos a recordarte los trucos de ahorro más utilizados y efectivos que nuestras madres han utilizado desde siempre para mejorar la economía familiar.

trucos ahorro madres

La economía doméstica hoy en día es más sencilla de contabilizar en parte gracias a aplicaciones de finanzas personales de las que hemos hablado en muchas ocasiones. Sin embargo, eso no supone que haya que olvidar todo lo bueno que se aprendía en familia. Por eso quiero poner sobre la mesa esos consejos que las madres siempre tenían en la boca en cuanto al control de gastos de la economía familiar.

A diario manejas el dinero, pagas facturas, compras alimentos, ropa, utensilios, tecnología…Todo lo necesario para cubrir las necesidades básicas y para disponer de una vida cómoda, pero no siempre se dispone del presupuesto adecuado y el gasto se te va de las manos. Es ese momento cuando nos recuerdas la buena administración que tenía tu madre. Intentas hacer memoria, tratando de averiguar cómo era capaz de llevar tan bien la contabilidad de la casa. Pero, sobre todo, cuáles eran los trucos de ahorro que utilizaba. Precisamente a modo de recordatorio, y en parte con un toque de homenaje, hoy en A Fin de Mes hablaremos de los trucos de ahorro que tu madre ha utilizado en más de una ocasión.

Un poco de historia de la economía doméstica

Desde la Revolución Francesa las mujeres fueron adquiriendo cada vez puestos de mayor responsabilidad. En el siglo XIX muchas empresas de forma estratégica pusieron a trabajar de contables a miles de féminas. Existen muchos escritos de esa época que reconocen las habilidades de ellas para la contabilidad doméstica. Quizás el secreto del ahorro se encuentren en las típicas frases que todos hemos oído en algún momento de nuestras vidas. Si hasta cualquier experto de contabilidad tendría envidia de los trucos de ahorro de nuestras madres, ¿por qué no utilizarlos?

Los mejores trucos de ahorro de nuestras madres

  1. El dinero no crece de los árboles. Nadie mejor que las madres para conocer las limitaciones de presupuesto familiar y esta frase lo resume todo. Teniendo incluso la habilidad de reconocer los gastos prioritarios y fijar metas para los próximos meses. Aprovechando los momentos cuando entra más dinero para ahorrar para meses donde existe mayor gasto o menos ingresos familiares. Las madres planifican la economía familiar a corto y a largo plazo. Igual que ocurre en las grandes empresas cuando se planifican los fondos de emergencia.
  2. Por qué lo digo yo y punto. Su responsabilidad familiar y experiencia, les hace tener una visión clara incluso para dar consejos a los demás de forma eficiente. Casi nunca se equivocan. De hecho, la mayoría de nosotros, en el fondo lo sabemos. Cuando tomamos una decisión importante económica siempre estamos más seguros si tenemos el beneplácito de nuestras madres. Ellas casi nunca se equivocan, saben muy bien lo que hacen. Han adquirido una buena disciplina durante años al ser encargadas del abastecimiento continuo de la despensa.
  3. Tráeme la vuelta. En más de una ocasión tu madre te habrá enviado al súper o a la típica tienda de barrio para comprar algún producto que necesitaba a última hora y siempre te habrá dicho: “No olvides traerme la vuelta”. Sabía perfectamente lo que costaba el producto y lo que te iba a sobrar. Incluso te daba indicaciones precisas de lo que quería. Nadie podía engañarla en la relación de calidad-precio. Para ti no era más que calderilla. Para ellas era algo muy importante. Siempre tenían un control de gasto semanal y aprovechaban muy bien cualquier vuelta que sobrará. Aunque muchas veces nos lo diera en forma de paga.
  4. Si no las comes, te las cenas y si no para el desayuno. El típico “tupper de mamá” nos ha salvado muchas veces de llegar a fin de mes. Son geniales a la hora de planificar las comidas de la semana, y especialistas en el ahorro. La comida para ellas es algo sagrado y tirarla, un lujo que no pueden permitirse. Y serán las encargadas de enseñarte también a valorarlo. De hecho, cuando sobra comida por algún motivo, ellas guardan las sobras con la solemnidad que les caracteriza, para aprovecharlas para el día siguiente. Saben que no se puede malgastar la energía que se necesita para hacer cualquier plato.
  5. Como sigas debajo del agua, vas a parecer un garbanzo. Y si la comida es algo sagrado para ellas, lo mismo les ocurre con el agua. Seguramente en más de una ocasión te habrá llamado la atención por duchas más largas de la cuenta y sobre todo si nos dejamos el grifo abierto mientras nos enjabonamos. Pero no creas que solo lo piensan como un truco de ahorro para la factura, sino que también están muy comprometidas con la falta de agua del planeta. En realidad, tienen razón. El gobierno podría aprender mucho de ellas si las contratarán como inspectoras de presa. ¡Sin duda, no dejarían que se desperdiciara ni una sola gota!

En resumen, cada de los cinco puntos que hemos mencionado, podrás encontrar importantes trucos para mejorar la economía doméstica, pero además para llevar una vida saludable y ayudar a preservar el medio ambiente. ¡Tenemos mucho que aprender de ellas!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...