La comunidad de vecinos nos cuesta 1248 euros al año, ¿qué gastos son opcionales?

Toda comunidad genera diversos gastos que deben pagarse entre todos los propietarios. Aquí te lo explicamos.

¿Conoces los gastos que genera la comunidad de vecinos?

Adquirir una vivienda es un gran sueño para muchas personas. Ciertamente, supone estabilidad familiar y gran satisfacción personal. Sin embargo, lograr la titularidad de una propiedad trae consigo ciertas responsabilidades con las que se deben cumplir al momento de vivir rodeado de otras personas.

Una de estas obligaciones está relacionada con el pago de los gastos comunes o de comunidad, que tanto dolor de cabeza pueden generar para algunas familias.

Naturalmente, los costos del importe pueden variar pero, usualmente, consiguen sacar bastante dinero de nuestro bolsillo en el largo plazo.

El Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid aporta datos interesantes que indican que la renta mensual promedio del pago de la comunidad de vecinos ronda entre los 104 euros mensuales y la cifra anual es de 1.248 euros.

Por su parte, La Ley de Propiedad Horizontal impone el pago de una cuota por vivir en una comunidad y esta debe responder al mantenimiento de la misma.

¿Qué implica este pago?

El pago de la comunidad de vecinos responde, básicamente, al importe total de los gastos generados por las áreas comunes de la misma y que se deben cancelar de forma equitativa por todos los vecinos. Acá te explicamos de forma detallada el porqué del pago de comunidad.

  • Gasto general. Se debe cancelar, por ejemplo, la electricidad del edificio, así como el servicio de agua, seguros, por nombrar solo algunos servicios.
  • De escalera. Gastos que solo derivan de una escalera en particular: portería, obras, mantenimiento de alguna zona, etc.
  • De administración. Dirigido al pago de la gerencia del condominio: presidentes, secretarias, tesoreros, entre otros.

En tal sentido, estamos hablando de una importante cantidad de dinero que se destina al pago de la comunidad. Evidentemente resulta costoso vivir en una. Por ello, lo ideal en estos casos es el ahorro. De esa manera podrás cumplir con todas las obligaciones de tu comunidad.

Obras y reformas como gasto obligatorio

Cuando se realizan obras de infraestructura necesarias para mejorar la condición de habitabilidad de la comunidad, el propietario está obligado a cancelar el porcentaje que le corresponde por la ejecución de la obra.

Pues vive allí y como parte de la comunidad debe contribuir. No se le puede exonerar el pago cuando es un gasto que surge por la necesidad de mantener la buena infraestructura del lugar donde se reside y el costo corre –en gran parte de los casos- por la comunidad de vecinos.

Un ejemplo de esto son los edificios muy antiguos, a los que se les tienen que hacer una reforma para que el espacio continúe siendo habitable con las condiciones necesarias y óptimas  para sus propietarios.

Allí el gasto incluye a toda la comunidad de vecinos de donde se realizará la reforma.

Ahora bien, un gasto que se puede evitar, y que resulta opcional, es cuando la junta de vecinos propone crear un fondo preventivo para un aspecto en particular. Por lo general, son para resolver algún tipo de eventualidad o situación inesperada.

De igual forma, ante cualquier imprevisto, la junta de vecinos siempre llamará a una derrama. Esta última es un procedimiento en el cual todos los vecinos tienen que pagar una cantidad de dinero determinada para cubrir con un gasto no planificado.

Impugnar la junta

Si no estás de acuerdo con una obra de mantenimiento superficial que quieran  llevar a cabo, siempre puedes dejar constancia de que no válidas la propuesta e impugnar la decisión. Esto supone un importe del valor de tres mensualidades y debes estar al día, sin morosidad.

Manejo gerencial

El presidente y los miembros de la comunidad deben velar por el buen uso de los recursos del recinto. Si existe una gestión responsable, comprometida y con una gerencia óptima se podrá ahorrar en grandes cantidades.

De este punto deriva que el pago de comunidad sea más elevado o más bajo.

Aspectos importantes a tomar en cuenta:

  • Electricidad: implementar el uso de bombillas ahorradoras LED y no las tradicionales.
  • Contratos: examinar los contratos sujetos de la junta de vecinos cuyos cargos no sean necesarios y considerar opciones más factibles y rentables.
  • Gas: hay comunidades que utilizan las calderas con gasoil. Es más económico usar el gas natural.
  • Otros gastos: las personas no están en la obligación de cancelar por mejorías de alguna obra o servicio de socorristas. Estar atento a qué proyecto colaborar y que se adapten a tu presupuesto.
  • Aplicaciones web: ahora en el mercado se encuentran aplicaciones que puedes descargar en tu dispositivo móvil en el cual puedes organizarte para ahorrar. Allí llevarás el control de tus gastos a efectos de no excederte en tu presupuesto.
  • Evalúa y presenta vías rentables: Siempre habrán vecinos que no están en la misma sintonía que tú de ahorrar. Por ello, ante cualquier opción que implique un gasto innecesario plantea planes y soluciones sustentables que no impliquen gastos elevados o desproporcionados.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...