La bombona de butano alcanza su precio máximo de 17,50€

Aunque la inflación se ha moderado muy considerablemente, la bombona de butano ha alcanzado este mes una nueva subida que la sitúa a su precio más alto de la historia en 17,50€

bombona butano

Las cosas en la economía familiar de los españoles van de mal en peor. Es más, en este caso parece que aunque la inflación se ha contenido, en realidad hay productos en los que hemos notado una gran subida relacionados con gastos fijos de las economías domésticas. Entre ellos, aunque los carburantes y la luz han estado en la lista negra hasta el mes de abril, momento en que bajaron considerablemente sus precios al mercado, sigue la bombona de butano, cuyo precio se sigue disparando este mes y alcanza su máximo de 17,50€.

La bombona de butano alcanza su precio máximo de 17,50€ este mes de mayo, y digo el máximo hasta ahora, porque el producto lleva encadenando subidas consecutivas a lo largo del año 2013, y aunque esta supone un incremento de poco más del 2%, si le sumamos las que ya se han aplicado los meses anteriores, nos encontramos con que la bombona de butano cuesta ahora en España un 7,2% más de lo que nos costaba a los españoles el mismo producto en diciembre de 2012.

Cabe decir que se deberían frenar los incrementos de este tipo de servicio, más aún cuando las economías domésticas están por los suelos y no se pueden permitir ningún desfase en el presupuesto del que disponen, que por otro lado, con la reforma laboral y el largo desencadenante del paro que parece no tener freno, son cada vez más bajos. Además, hay muchos hogares que usan la bombona de butano como única fuente de energía tanto para cocina como para la calefacción, con lo que su incremento les supone que tienen que buscar como sea cubrir ese gasto, ya que no disponen de otros recursos que puedan suplirlo.

Por si ya esto fuese poco, para muchos, la única alternativa que queda para poder seguir manteniendo la escalada de la bombona de butano, que de momento tampoco sabemos si se estancará o continuará aumentando de precio, es reducir de forma considerable su consumo. Así, menos duchas de agua caliente, como se le ocurría a un ministro español, y menos uso a la hora de cocinar sustituyéndola por ejemplo por el microondas son de momento las únicas opciones que le quedan a las muchas familias que no pueden pagar la enloquecida cuesta arriba en el precio de la bombona. ¿Crees que es desmesurado lo que ocurre? ¿No se deberían ajustar los precios a la capacidad de la economía doméstica?

Imagen: Tuválkin

Vía: El Economista

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...