Cómo entender una nómina sin morir en el intento

Aunque la nómina es uno de esos documentos que veremos muchas veces en nuestra vida, no todo el mundo sabe cómo leerla. ¡Hoy te lo explicamos!

nomina

La nómina es el documento de pago que todo trabajador va a recibir cuando cobra su salario. Sin embargo, no siempre se entienden bien los conceptos que forman parte de ella y te puedes hacer un verdadero lío intentando saber a qué corresponde cada cosa. Hoy vamos a intentar ayudarte explicándote algunas de las cuestiones que tienen que ver con ella y que, a veces, pueden resultar términos complejos. Así que, si tienes una nómina delante, o quieres entender algunos de los conceptos que siempre se te han escapado en las tuyas, los ejemplos que te mostramos a continuación van a venirte muy bien.

Una nómina tiene dos tipos de conceptos. Los que suman y los que se restan. Los que suman son aquellos que el trabajador percibirá por salario, por horas extras, por cobros extraordinarios o por servicios que no se pagan en efectivo. Los que restan corresponden a las deducciones que por ley se deben pagar a la Seguridad Social, como contribución al desempleo o, por pagos a cuenta con el IRPF. En este caso, vamos a ir uno a uno para que no se te vuelvan a atragantar. ¡Toma nota de lo que te explicamos a continuación!

Los conceptos que suman en una nómina

  • Salario base: se corresponde con el salario que se debe abonar al trabajador por el contrato que se ha firmado. Aquí no se incluyen las horas extraordinarias ni cualquier otro complemento
  • Complementos salariales: pueden responder a complementos relativos a los convenios colectivos o, más bien, formar parte de la propia política de la empresa. Son todos aquellos conceptos que se fijan por las circunstancias propias del trabajador, por el compromiso con la empresa o, de darse el caso, por la experiencia extraordinaria que tiene en el campo.
  • Horas extras: en este concepto se añaden todos los importes que corresponden a las horas que el trabajador ha efectuado en la empresa por encima de su jornada o en días que no le correspondían.
  • Gratificaciones extraordinarias: en este caso, en los meses correspondientes, se asocia a las pagas extras. Puede darse que en lugar de aparecer solo dos meses al año por salario en 14 pagas, estén prorrateadas y por lo tanto aparezca completo este apartado en las nóminas de todos los meses.
  • Salario en especie: aquí se atribuyen en una cantidad económica todos aquellos servicios de los que el trabajador disfruta por ser parte de la plantilla de la empresa. Sin embargo, el trabajador no va a recibir el dinero que corresponde por ellos pese a aparecer el cálculo como tal en la nómina. Simplemente se utiliza para integrar los costes que le supone a la empresa y de los que el trabajador también disfruta.
  • Devengos no salariales: se corresponden a esta categoría los gastos que el trabajador ha debido adelantar y que la empresa le debe devolver. Sin embargo, no van a tributar en la nómina, sino que simplemente se obtienen al haberlos adelantado anteriormente y siendo responsabilidad de la empresa. Puede tratarse de devengos por indemnizaciones o también ser indemnizaciones de la Seguridad Social. Éstas últimas aplican a traslados, suspensiones y despidos.

Los conceptos que restan en una nómina

  • Deducciones a la Seguridad Social: en este apartado se deducen todos los porcentajes que por ley el trabajador debe abonar por su contrato. Las contingencias comunes, la prestación por desempleo, la formación, y también aquellos relativos a las cotizaciones por horas extraordinarias según marca la normativa.
  • Deducciones al IRPF: se trata del porcentaje correspondiente al pago a cuenta mensual del trabajador a su cuenta IRPF. Eso implica que cuando el próximo año se presente la declaración se calculará en base a lo ya abonado si Hacienda debe devolvernos parte de ese dinero o, si por el contrario, la retención no ha sido suficiente y es necesario pagar más para saldar la cuenta pendiente.

El resultado final de la nómina en el apartado que se corresponde con el importe a percibir será el total de la suma de los conceptos que suman en la nómina (a excepción del salario en especie que se supone ya ha sido saldado) menos el total de deducciones a la Seguridad Social y al IRPF correspondientes al trabajador. Aunque la actual normativa obliga a las empresas a mostrar a los trabajadores la realidad de sus salarios brutos, es decir, indicando la parte que pagan las empresas a la Seguridad Social, ésta todavía no aparece como tal en la mayoría de documentos contables. En todo caso, suele rondar el 30% del salario base.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...