Ahorrar en las reparaciones domésticas

Las reparaciones domésticas son una gran fórmula de ahorro frente a comprar nuevos electrodomésticos, pero siempre que se hagan de forma planificada

reparar

Las reparaciones domésticas son algo reticente en tiempo de crisis. Es más, en nuestro blog te hemos contado en varias ocasiones como la mala situación económica ha conseguido reinventar oficios que habían quedado atrás por la sociedad de consumo que todo lo que ya no le servía o no estaba actualizado lo acababa renovando por uno nuevo. Ahora cada vez más recurrimos a reparaciones para ahorrar, y aunque con ello me refiero a todo tipo de sectores vale la pena destacar la moda, el calzado y por supuesto todo lo que tenga que ver con las reparaciones de electrodomésticos y del hogar.

Sin embargo, aunque actualmente pueda compensar más el ahorro por reparación que el de comprar un aparato nuevo, para que esto efectivamente sea así, al menos en cuanto a los últimos gastos que hemos mencionado hay que tener en cuenta varios factores a los que hacemos referencia en el listado siguiente y que sin lugar a dudas te ayudarán a ahorrarte un buen dinero que podrás destinar a otros gastos comunes o a algún capricho.

Cómo ahorrar en las reparaciones domésticas

  • Lo más importante a la hora de hacer reparaciones es, siempre que sea posible, no dejarlas para última hora. Es decir, prevenir siempre. No hacerlo puede suponer que en un determinado momento tengas que llamar al técnico fuera del horario o en fin de semana, y por lo tanto pagar extras.
  • Lo segundo, sobre todo si se trata de un gasto importante es que pidas varios presupuestos antes de contratar el servicio, ya que entre una empresa y otra puede haber importantes diferencias que pueden llegar a suponer un gran ahorro de dinero.
  • En caso de tener que decidirte por una empresa o un profesional autónomo, y por lo general, los últimos siempre suelen cobrar menos y además ofrecen mayores posibilidades de pago a plazos que las empresas en sí mismas, aunque lo mejor es que compares en tu caso, ya que cada situación es distinta. En todo caso, que el presupuesto que solicites incluya siempre gastos de desplazamiento y mano de obra, que son los que suelen elevar más la factura.
  • Lo último es que la persona que elijas debería ser un tanto mañosa, ya que las piezas de recambio suelen ser a veces carísimas por venir en un pack. Pero si lo es, siempre puede hacerte una a medida, o adaptarla a la reparación que necesitas procedente de otra marca o de productos ya usados y que no sirven. Yo lo hago, y desde entonces aunque parezca increíble la factura ha caído hasta 1/4 parte del valor inicial que pagaba antes.

Vía: Consumer

Imagen: hdaniel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...