Cómo ahorrar dinero con un aireador de agua

¿Sabías que un aireador de agua puede ayudarte a reducir tu factura al año y a cuidar el medio ambiente?

Aprende cómo ahorrar dinero usando un aireador de agua

En el hogar, son incontables los utensilios que nos ayudan a llevar una vida mejor, no solo por hacernos sentir más cómodos, también tienen como principal función hacer impacto, desde un plano positivo, en nuestra economía.

Los avances tecnológicos se han encargado de crear piezas cuya misión no solo sirva para dar un efecto atractivo a simple vista, pues, más allá de los banal, son amigables, no solo con nuestro presupuesto sino también con la naturaleza.

En un mundo en el que distintos fenómenos han hecho mella en recursos naturales y cuyo uso se refleja en cada una de nuestras actividades, es obligatorio pensar en cómo estar del lado correcto y no malgastarlos.

El agua, el líquido más importante

Nuestro cuerpo está conformado, en gran parte, por agua. Su ingesta es necesaria para nuestra vida, pero su uso también se debe a factores higiénicos. Para esto, una de las principales herramientas es el aireador de agua.

Este es un utensilio metálico que se instala en el extremo de los grifos y cuya finalidad es potenciar y distribuir de una mejor forma el agua, ahorrando además en este recurso.

Mismo efecto

Una de las características más espectaculares, y por las que te recomendamos su uso, se centra en la sensación que este genera, pues no te censura al momento de utilizar el agua para distintas tareas; todo lo contrario, por su manera de extenderla, te hace ver que usas la misma potencia que sin ella.

Esto no condiciona, pero su resultado varía. De acuerdo con estudios realizados por el Centro Nacional de Educación Ambiental y su programa Hogares Verdes, el aireador de agua es capaz de hacer ahorrar entre 40% y 60% del líquido.

¿Cómo es posible?

Gracias a su estructura, el aireador se encarga de hacer más angosta la salida de agua, por lo que reduce su campo aumentando la presión. Al darse un proceso de este tipo, la potencia de la misma le da espacio al aire. De ahí también su nombre.

Si aún no cuentas con el tuyo, recuerda que existen dos tipos de grifos, por ende, un aireador para cada uno:

  • Macho.
  • Hembra.

Una vez que lo adquieras y lo instales, no notarás la diferencia, o no al menos al momento de abrir el grifo, pero sí en tu bolsillo. Su uso podría ser tan positivo en tu hogar que la factura podría disminuirse unos 200 euros al año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...