10 trucos fáciles para ahorrar agua

Pese a que las campañas de concienciación han cambiado mucho el uso que le damos al bien más preciado, aún se nos escapan litros de agua derrochados por no hacer un consumo adecuado.

consumo agua

Aunque dentro de los gastos domésticos el que más nos preocupa actualmente es precisamente el consumo de la luz, el cual va a cambiar de forma importante durante los próximos meses, por la entrada en vigor de la nueva normativa, el agua debería ser también una prioridad. Es cierto que la factura del agua, en caso de un consumo moderado del servicio, no supone un gasto demasiado elevado para las familias, y además, es bastante poco común pasarse de los mínimos y que se cobren recargos. Aún así, aunque no suponga un ahorro excesivo para el bolsillo en modo económico, creo que en un intento por mantener un entorno sostenible, así como por mantener un estilo de vida acorde a los nuevos valores sociales, nos deberíamos preocupar por el agua que malgastamos.

Es cierto que las campañas de concienciación sobre este tema, así como la educación de los más pequeños que en el colegio realizan actividades relacionadas, y un mayor interés por valores sociales han hecho que el tema nos preocupe mucho más que antes, y que seamos más conscientes del gasto de agua doméstico. Aún así, no es suficiente, y estamos aún desperdiciando bastante agua a la hora de realizar nuestras tareas de higiene y limpieza de la casa diariamente. Porque creo que ahorrar es mucho más que un concepto relacionado con tener más dinero a final de mes, y porque creo que a muchos de nuestros lectores les interesa este tema, hoy en A Fin de Mes hablamos de trucos fáciles para ahorrar agua.

Consejos simples para gastar menos agua en casa

  1. El lavavajillas solo cuando está a tope: los lavavajillas son grandes aliados de la limpieza, pero el consumo de agua que tienen en algunos casos es realmente excesivo. Apostar por darle al botón de encendido solo cuando está lleno es la mejor idea de compatibilizar el progreso de este electrodoméstico con un consumo responsable y sostenible del que es el bien más preciado para la vida.
  2. El agua que corra solo lo justo: es habitual que cada vez que vamos a utilizar el agua de casa dejemos correr un poco. Evitar esta práctica al máximo es lo mejor que puedes hacer para ahorrar un montón de agua sin darte cuenta. En caso de que no puedas hacerlo, porque esperas por ejemplo a que llegue el agua caliente, utiliza la mínima potencia e intenta que sea durante el menor tiempo posible.
  3. El hielo no se descongela bajo el grifo: pese a que es una práctica muy común supone un excesivo consumo de agua. En caso de que sea algo congelado, opta por el micro. Sino tienes, o te gusta la idea, lo mejor será un pequeño cubo con agua para conseguir el mismo efecto.
  4. Cierra bien los grifos del agua: por el mero hecho de tener los grifos medio abiertos perdemos litros de agua al año. Asegúrate de que los tuyos cierran bien, y de ser el caso, cambia el mecanismo para que se ajuste a que no se escape ni una gota.
  5. Evita los baños, y sustitúyelos por duchas: el agua que necesitas para llenar una bañera es un montón. Sin embargo, si optas por las duchas, conseguirás un importante ahorro en ese sentido.
  6. Planifica la limpieza de los suelos del hogar: no es necesario fregar el suelo todos los días. De hecho, lo ideal para ahorrar agua, y al mismo tiempo, tiempo de limpieza del hogar sería hacer una planificación de los días por semana que sea necesario hacerlo.
  7. Las manchas mejor ahora que más tarde: cuando manchamos algo y dejamos que se seque, el gasto de agua es mayor, y el esfuerzo por eliminarla se multiplica. Así que en este caso el tiempo, es decir, hacerlo cuanto antes es ahorro en todos los sentidos.
  8. Filtros para evitar restos en el fregadero y en los baños: a veces el gasto mayor de agua se produce por no estar atento a los detalles. Si usas filtros en los desagües para evitar que se cuelen partículas y pelos en el baño, conseguirás evitar visitas del fontanero, así como no tener problemas al concentrarse el agua cuando quieres por ejemplo llenar el fregadero para lo que te contamos en el siguiente punto
  9. Enjuaga los platos con el fregadero lleno de agua: en lugar de dejar correr el grifo de agua todo el rato, una vez tengas todos tus platos enjabonados, enjuágalos en el fregadero a medio llenar. Ahorrarás agua, y además será mucho más rápido fregarlos. ¿No lo has probado aún?
  10. Coloca aireadores en los grifos: es la mejor manera de conseguir que el gasto de agua sea menor, y que tú no tengas que reducir tu consumo. O al menos que te parezca que no lo reduces, ya que el agua saldrá con fuerza, pero la cantidad será menor sin que lo notes.

Imagen: Vicente Eugenio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...