6 cosas que tienes que saber para ahorrar dinero en calefacción

Conseguir ahorrarte un buen dinero en la calefacción de tu casa es realmente sencillo si sigues algunos consejos como los que te vamos a mostrar en este artículo de hoy en A Fin de Mes.

calefaccion

Tardó en llegar, pero finalmente el frío es un hecho. Y con él, llegan las preocupaciones sobre la calefacción y el gasto que en ella se nos va en la economía doméstica. Es por eso que creo que es un buen momento para empezar a pensar en cómo ahorrar dinero en ella. Y precisamente desde A Fin de Mes te vamos a mostrar algunos trucos realmente sencillos para conseguir reducir la factura.

En este artículo sobre las 6 cosas que tienes que saber para ahorrar dinero en calefacción no son ninguna novedad para cualquier usuario cauta que esté pendiente de que la factura de la luz o del gas no se dispare. Sin embargo, precisamente es en las cosas más obvias en las que se va el dinero. Y por eso creo que es importante que las tengas en cuenta y hagas un repaso al listado que te presentamos a continuación.

Los trucos imprescindibles para ahorrar dinero en la calefacción

Los que te vamos a mostrar a continuación son ideas que fácilmente vas a poder poner en práctica para conseguir los mejores resultados. Aunque hay muchas más opciones para ahorrar dinero en la calefacción, como por ejemplo optando por un cambio de instalación, los consejos que te damos no requieren de una gran inversión de dinero. ¿Te animas con ellos?

  1. Aislar las ventanas y las puertas: el aislamiento de ventanas y puertas es fundamental para conseguir optimizar al máximo el rendimiento de la calefacción de tu casa. Aunque una de las opciones pasa por cambiar puertas y ventanas, lo cierto es que lo más económico pasa por mantenerlas bien cerradas y comprar sistemas de aislamientos para ambos casos. Hay bandas y elementos que pueden ayudarte a ahorrar mucho dinero en la calefacción por muy poco dinero.
  2. Purgar los radiadores: aunque debería ser una de esas cuestiones fundamentales para cuando empieza a llegar el frío, la mayor parte de las veces se olvida. Lo que ocurre cuando no se purgan los radiadores correctamente es que se caliente el aire que hay en ellos en lugar del agua. Como la calefacción va a transmitir ese agua, lo que se está haciendo es perder por el camino una gran carga energética, y por lo tanto, un montón de dinero desperdiciado.
  3. Aprender a ventilar la casa: parece algo tonto, pero cuando ventilas la casa parte del calor que tienes en el interior se escapa hacia afuera. Pero no es sano tener la casa cerrada todo el día. Entonces, ¿cómo encontrar el equilibrio? Pues simplemente buscando el tiempo justo de airear y también el momento más adecuado del día para hacerlo. En ese sentido, tenemos mucho que aprender de nuestros vecinos europeos nórdicos. Ellos acostumbran a ventilar la casa solo durante unos 15 minutos y lo hacen a última hora de la tarde, justo cuando comienza a caer el sol. ¿La razón? Aprovechas que el aire que está en el ambiente está más cálido y no arriesgarse a bajar demasiado la temperatura de la casa.
  4. Aprovecha el calor del sol: esta lección la conocen también muy bien los europeos que viven en paisajes nórdicos. Cuantas más ventanas que den al exterior, a zonas soleadas, mejor. Aunque el sol del invierno no caliente como el del verano, podrás conseguir que la temperatura de la casa se equilibre. Por lo tanto, olvídate de tapar los cristales o mantener bajas las persianas en esta estación.
  5. Coloca termostatos individuales: se trata de otra de las fórmulas low cost para ahorrar dinero en la calefacción del hogar. Si tienes habitaciones de la casa que apenas utilizas, o otras que están vacías, no conviene que se te escape buena parte de la factura en ellas.
  6. Elige la temperatura adecuada: el problema del que se habla siempre que se hace referencia al ahorro energético es el eterno debate sobre la temperatura de la calefacción. ¿A cuánto debe de estar para que sea justo el consumo? No hace falta estar en manga corta en casa, y cada grado que aumentas crece el gasto en un 7%. Con esa cifra, creo que debes ser tú mismo el que establezca cuál es el limite.

Es importante ser consciente del gasto energético que hacemos, no solo por nuestro bolsillo, y porque en invierno van a parar a la factura de la luz o del gas una gran parte de los gastos domésticos. El medio ambiente también te lo agradecerá y asegurarnos un futuro mejor depende de todo. Así que, si puedes ser un poco más verde, recuerda que conseguirás mucho más que una mejora de tu cartera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 2
Loading ... Loading ...