6 consejos que te ayudarán a reciclarte en el terreno laboral

El futuro exige nuevas profesiones y conocimientos que antes eran solo para puestos de mando. Reciclarse es la única opción disponible en un mercado de trabajo realmente inestable.

buscar trabajoEl desempleo sigue por las nubes, y los datos del paro nos indican que el trabajo que hay, y el empleo que se crea, no solamente es precario, sino que dura unas cuantas jornadas. La mayor parte de los contratos son a tiempo parcial, están mal pagados y además, tienen unos pocos días de duración. En un panorama como ese, vislumbrar el futuro parece casi una misión imposible. Sin embargo, en este caso, como casi siempre que te hablamos de trabajo, vamos a intentar ser un poco optimistas y poner el enfoque en el reciclaje laboral. Es cierto que te sonará el término, y probablemente habrás leído miles de artículos sobre el tema. Por mi parte, no sé si voy a contarte algo nuevo. Lo que sí sé es que voy a intentar poner en práctica consejos que a otros le han funcionado.

Reciclarse en el mercado laboral implica riesgos. Aunque cuando ya no se tiene nada que perder, poco se puede arriesgar-pensarán algunos. Sin embargo, no me refiero a esos riesgos que todos tenéis en mente. Me refiero al hecho de tener que volver a estudiar. De tener que esforzarse por un diploma. De recuperar conocimientos de idiomas. De olvidarte de todo lo que sabes, y empezar de cero. De hacer algo en lo que eres nuevo, estando acostumbrado a moverte con la experiencia de años pasados. No es tan fácil como se piensa. Pero si tienes claro que realmente es lo único que puedes hacer, entonces los consejos que vienen a continuación van a serte de gran utilidad.

Recíclate en el terreno laboral

  1. Adecúate al mercado de trabajo: probablemente si has estudiado una carrera, hayas visto como lo que anteriormente se consideraba “con salida”, a día de hoy no la tiene. El mercado laboral cambia a pasos agigantados, y el tiempo que se tardan en terminar los estudios puede ser suficiente para acabar por olvidarse de un perfil concreto. Por esa razón, lo más importante, a la hora de reciclarse, es dar en el clavo con las actuales tendencias. Puedes por ejemplo elegir un sector en el que la oferta sea alta, y apostar por un puesto en el que luego la compañía te forme. Existen muchos programas trainee orientados de este modo.
  2. Idiomas: en cualquier oferta de trabajo, los idiomas están bien valorados. Ante la avalancha de candidatos que se dan en las distintas ofertas, hablar con facilidad al menos uno, puede marcar la diferencia. Por esto, si todavía estás en paro, quizás te convenga aprovechar la oferta formativa actual, en muchos casos gratuita para desempleados, que se ofrece en forma de cursos de lenguas extranjeras.
  3. Informática y programas específicos: dependiendo de la posición en la que te quieras reciclar, será necesario o no el conocimiento de un determinado programa informático. Lo que está claro es que todas las funciones se han desarrollado de tal manera que los ordenadores se han vuelto una pieza imprescindible. Por esa razón, si crees que estás un poco verde en esto, es hora de reciclarse y empezar de cero. Hay muchos sitios donde aprender sin coste, y a costes asequibles. Internet es una de las opciones más flexibles que deberías considerar.
  4. Buscar trabajo en el lugar adecuado: la diversificación se ha convertido en una práctica habitual en el mundo del trabajo. Así, en la actualidad, la mayoría de ofertas de empleo no pasan por los portales generalistas. Aunque es verdad que estar en ellos resulta relevante, no lo es menos el hecho de que es también necesario buscar en los portales particulares. Haz una búsqueda online para enterarte de cuáles son los más relevantes para el sector en el que pretendes entrar, y empieza a rellenar tu perfil.
  5. Emprender: montar tu propio negocio y trabajar para ti mismo puede ser otra de las opciones. Eso sí, debes tener claro que las condiciones no son las mismas que las de trabajar para otros. Emprender tiene muchas ventajas, pero también muchos riesgos. La inestabilidad salarial, el arriesgarlo todo, y el no tener ni vacaciones ni festivos es uno de ellos. Pero a veces, puede valer la pena. Todo depende de cuanto te apasione lo que quieres hacer.

No es fácil reciclarse, y mucho menos, encontrar un trabajo estable y que sea capaz de cubrir nuestras expectativas. Pero desde luego, quedarse de brazos cruzados no parece ser la mejor solución, así que ¿te animas a poner en práctica estos conceptos?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...