10 trucos fáciles para ahorrar energía en verano

Si estás buscando fórmulas mágicas para que la factura de la luz en verano baje, entonces tienes que conocer estos trucos fáciles para conseguirlo.

ventilador

En invierno, es habitual que la calefacción sea la principal de tus preocupaciones a la hora de que se dispare la factura de la luz. Sin embargo, no es menos cierto que el calor de verano también hace que necesites de un dinero extra para conseguir mantener fresca la casa. En A Fin de Mes hemos compartido en muchas ocasiones trucos para ahorrar energía que te pueden ser de utilidad durante todo el año. Sin embargo, dado que la ola de calor no ha hecho nada más que empezar y con todo el mes de agosto por delante, hemos pensado que hoy es un buen día para compartir algunas ideas con las que ahorrar energía en verano.

En algunos casos, las propuestas que te hacemos hoy para ahorrar energía en la época estival te serán conocidas. Otras te resultarán más novedosas. Lo importante no es tanto si las conoces o no, sino el hecho de que las pongas en práctica para conseguir los mejores resultados. En ocasiones, por falta de planificación o conocimiento, se desperdicia un montón de energía que podrías fácilmente ahorrarte en la factura de la luz. ¿Qué dices, te sumas al reto de conseguir rebajar tu factura?

10 ideas con las que ahorrar energía y pagar menos luz

  1. La penumbra en el hogar: conseguir mantener la casa fresca es todo un problema en verano. La fórmula maestra que lo hace sin gastar ni un euro de energía sigue siendo la de evitar que entre el sol en la casa y, por lo tanto, la que hace que todas las persianas estén bajas en las horas punta del día.
  2. Mejor el ventilador que el aire acondicionado: el ventilador consume muy poco y es capaz de bajar unos cuantos grados la temperatura de la casa.
  3. El ventilador es mejor según donde lo pongas: colocar el ventilador en el lado opuesto de puertas y ventanas genera una concentración de aire que hace que la sensación térmica pueda estar hasta 5 grados por debajo de la temperatura exterior.
  4. Cuidado con tener el ordenador encendido: el ordenador es uno de los productos de electrónica de consumo que más consumo eléctrico genera. Es habitual dejarlo encendido sin ser consciente del calor que emite y del gasto extra que se está haciendo. Este verano, toca cambiar la rutina y apagarlo.
  5. Prohibido usar la secadora: con el buen tiempo que hace, y con lo bien que queda la ropa secada al aire libre, no hay que poner nunca la secadora en verano. Si sigues este consejo, notarás enseguida su carga en la factura eléctrica y ¡ahorrarás dinero!
  6. Apostar por prendas que no requieran de plancha: la plancha es de los electrodomésticos más odiados, pero también es de los que más consumen. En ese sentido, apostar por prendas que no haya que planchar es algo realmente importante para consolidar ese gasto energético.
  7. Ahorrar agua es también ahorrar energía: en verano, más que en cualquier otra época del año, utilizamos el agua. Apostar por un consumo responsable implica ahorrarte energía y hacerle un favor al medio ambiente. Es por ello que todo lo que tenga que ver con el ahorro de este preciado bien debe ser una rutina a fomentar en tu casa.
  8. Bajar la temperatura del agua caliente: con el calor que hace, es más que probable que el agua caliente salga demasiado caliente. Esto, no solo resulta incómodo, sino que es un gasto de energía no necesario. En ese sentido, es interesante que pruebes a regularla a una temperatura más baja.
  9. ¡Muévete en bicicleta o andando!: el verano es una buena época del año para intentar ahorrar moviéndose. De hecho, ahorrarás mucho dinero en cuanto a la gasolina del coche, y cuántos más planes hagas fuera de casa, menos tendrás que gastar en la factura eléctrica. Todos aquellos que tengan que ver con pasear, mejorarán además tu forma física. ¡Son todo ventajas!
  10. No laves la ropa en agua caliente: que la ropa tenga manchas ya no es una excusa para poner la lavadora a altas temperaturas. Existen en el mercado un montón de soluciones que te permiten deshacerte de ellas y que no requieren el excesivo gasto energético que conlleva lavar en agua caliente.

Como ves, las propuestas que te hemos hecho para ahorrar energía y pagar menos luz no son difíciles de poner en práctica. Tan solo hay que tener ganas de hacerlas y, sobre todo, ser constantes, porque el ahorro de la energía tiene mucho que ver con el día a día. ¿Por cuál de estas propuestas para pagar menos en tu factura de la luz vas a comenzar el mes de agosto? ¿Se te ocurre alguna otra propuesta que no hayamos mencionado y que pueda ser útil para el mismo fin?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...