Organiza tu economía de forma simple con esta guía

Si deseas tener una mejor economía doméstica, estos consejos te serán de mucha utilidad.

Tips para organizar tu economía con facilidad

Hacer las cosas de manera correcta implica organización, tiempo y esfuerzo. En casa, el tema económico es importante, pues con él se puede apuntar a metas establecidas con antelación y en las que tú protagonizas la tan ansiada recompensa.

En muchas ocasiones, nos preguntamos cómo es que el dinero se va más rápido de lo que llega, y es que la vida conlleva gastos que van ajustados a nuestro ritmo de vida. El hogar se lleva una gran parte de ellos, así que es mejor estar prevenido y tomar cartas en el asunto lo más pronto posible para poder asumirlo de la mejor forma.

Si eres de los que espera contar con números a favor al final de cada mes, pero que la falta de una estrategia te llevó a una gran frustración, sigue estos consejos que a continuación te presentamos y verás cómo el orden te permitirá darte los gustos que, tal vez, antes parecían imposibles.

1.- Estúdialo

El primer paso es saber dónde nos encontramos y a partir de allí establecer metas reales que nos permitan realizar las actividades de manera que logremos disfrutar de una ganancia sensata.

Empieza por realizar un balance financiero como si tu hogar fuera una empresa, así tomarás esto de la manera más profesional y seria posible. Identifica la serie de activos con los que cuentan (bienes, ingresos y ahorros) además de los pasivos (deudas, hipotecas y gastos).

Anótalo todo para que detalles todo aquello que te ha llevado a tomar decisiones que, ahora que tienes a dónde apuntar, te hizo esquivo concretar tus metas.

 2.- Haz un presupuesto

Con la lista de activos y pasivos ya establecida, debes crear, mensual o semanalmente, esa lista de gastos básicos del hogar en los que se debe intervenir religiosamente: servicios, comida, estudios, entre otros.

Esto te permitirá conocer si existen egresos pasajeros, como si te sometieras a algún tratamiento médico por solo un tiempo, que a la postre te servirán parentender cómo podrías armar tu presupuesto a mediano o largo plazo.

Una vez conocidos estos datos, pon una cifra en la que lo expuesto anteriormente quede englobada. De entrada, ese será el monto a gastar durante el periodo establecido. Si lo logras, suma por otra parte la entrada económica, ella te permitirá, al menos en teoría, saber con cuánto contarás al final del mes.

 3.- Apuntar a la meta

Esto lo puedes realizar de dos formas: la primera, algo que todos deberías practicar, es por mera organización, y la segunda, porque tienes planes a realizar y debes saber con cuánto puedes contar. En esta última entran los planes de ahorros para metas como pagar tus vacaciones, comprar un carro o mudarte a un mejor lugar, por ejemplo.

Si lo que sueñas tiene un monto que no variará de manera drástica en el tiempo establecido para guardar todo el dinero posible, entonces puedes crear una relación mayor con tus cuentas de ingresos y egresos. Si consideras que necesitas seis meses para concretar un viaje a un lugar donde deseas pasar unos días, pues debes hacer que tu objetivo se concrete en el tiempo establecido siempre y cuando no surjan imprevistos en el camino.

Guarda lo que sobra cada mes, algunos con más o menos ingresos que otros y disfruta de ese sacrificio realizado.

 4.- El plan

¿Recuerdas ese artículo que no era necesario para ti, pero aun así lo compraste? De esto va el asunto: a veces no nos damos cuenta y pensamos que ese tipo de gastos no afectarán nuestro presupuesto, pero suma por aquí y por allá y verás cuánto se ha ido en momentos que no eran de urgencia.

No te pedimos que vivas para lo justo, pero reduciendo en ciertos momentos en los que antes tu solución era adquiriendo algo, verás los resultados positivos. Haz una lista de esos casos: comida, ropa, accesorios, entre otros. Si suprimes la mayoría, los que no son necesarios, insistimos, verás que tu registro a final de mes será positivo.

 Tómalo como un hábito positivo

Si seguiste estos pasos y lograste mejorar tus finanzas, habrás logrado alguna meta establecida con antelación. ¡Felicidades! Al principio pudo lucir como una montaña muy empinada, pero en retrospectiva te habrás dado cuenta que no era tan difícil.

Eso merece una recompensa: como en todo proceso que exige sacrifico, date un gusto calculado. Si te fijas bien, se trata de un ejercicio que involucra mucha disciplina y, sobre todo, control. Llevar un orden de las cosas, no solamente en esta materia, determina nuestra capacidad para hacer frente a los problemas rutinarios.

Así como si se tratara de un hábito religioso, contar con números positivos es una de las cualidades de aquellos que supieron priorizar sus asuntos, así como también de haber contado con un plan para atacar la situación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...