Estas son todas las formas de dejar un trabajo con las mínimas consecuencias

Cuando dejas el trabajo, pueden existir problemas como perder dinero de la liquidación o perder reputación. Por suerte, hay fórmulas como la carta de cese voluntario con preaviso o las excedencias que te ayudarán a evitar consecuencias

dejar trabajo mínimas consecuencias

A pesar de que somos afortunados de tener trabajo en los tiempos que corren, hay gente que no está satisfecha en el suyo. Por este motivo, muchos quieren irse de la empresa para empezar en otro sitio o incluso para tomarse un tiempo de descanso.

El problema es que esto tiene consecuencias, como por ejemplo perder la prestación por desempleo en la mayoría de casos, quedar mal con tu jefe o empeorar tu reputación. Por suerte, hay formas de hacerlo reduciendo las consecuencias al mínimo.

Trucos para dejar el trabajo con pocas consecuencias

Lo primero que debes saber es que hay que avisar con días de preaviso al empresario cuando dimites. Generalmente, son quince días de antelación mínima, aunque el convenio puede indicar una mayor antelación en algunos casos. En el caso de que no realices preaviso, vas a perder un buen dinero de la liquidación, el cual será descontado.

Hablando de la liquidación, las personas que dimiten no tienen derecho a una indemnización, aunque sí a un finiquito. Debes recibir la prorrata de pagas extras, vacaciones no disfrutadas o días de asuntos propios, entre otras cosas. Lo mejor es que lo calcules tú mismo para evitar fraudes.

Si quieres quedar de la mejor forma posible con el empresario, haz una carta de cese voluntario que cumpla con la ley. Haz dos copias y entrega una a la empresa, indicando el último día para el cual vas a trabajar.

Siempre trata de guardar las formas cuando solicites una baja voluntaria, tratando de acabar bien con el empresario y los compañeros. De este modo, hay más posibilidades de conseguir una carta de recomendación o incluso de regresar algún día.

En cualquier caso, siempre está la opción de pedir una excedencia voluntaria. Esto se puede solicitar si llevas un año trabajando para la empresa en la mayoría de casos y casi siempre suelen ser aceptadas. Esta fórmula te permitirá mantener el puesto de trabajo en caso de que tu nueva aventura salga mal, algo que te dará una mayor seguridad que una simple dimisión.

Las excedencias voluntarias tienen una duración de entre cuatro meses y cinco años, teniendo la desventaja de que no cobrarás nada durante ese tiempo. Además, la empresa no está obligada a readmitirte en el mismo puesto salvo algunas excepciones.

Así mismo, debes conocer bien tu convenio colectivo, ya que algunas empresas prohíben trabajar para la competencia si has solicitado una excedencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...