Cómo ser un buen vendedor y llevarte todas las comisiones

Los buenos vendedores a comisión son capaces de ser sinceros con el cliente, de transmitir cercanía y de usar algunos pequeños trucos. Eso sí, un buen vendedor no miente y sabe escuchar al cliente

Ser buen vendedor

Ser vendedor a comisión puede ser el mejor o el peor trabajo del mundo según tus habilidades. Los buenos vendedores pueden ganar un salario propio de Suiza, mientras que los malos vendedores apenas pueden llegar a fin de mes.

Por este motivo, es importante ser un gran vendedor que se lleve todas las comisiones. Si eres del grupo de personas que no sabe vender, te recomiendo leer estos consejos para mejorar. En cambio, si eres de los que sí sabe vender, también te recomiendo quedarte, pues seguramente puedas ganar aún más dinero.

Trucos para vender más

Por norma general, la mayoría de vendedores a puerta fría de hoy en día realizan su labor por teléfono o por internet. Esto parece que ha facilitado las cosas con respecto a la puerta fría de toda la vida, aunque para algunos puede ser incluso más difícil.

En primer lugar, debes marcarte unos objetivos realistas y alcanzables. Si eres novato, no puedes esperar hacer un número elevado de ventas, pues eso no depende de ti. En su lugar, ponte un objetivo que sí que esté bajo tu control, como por ejemplo contactar con 100 clientes al día por poner un ejemplo.

Si llamas por teléfono, los primeros segundos marcan la diferencia entre vender o no. Si lo haces mal, te van a colgar y adiós a tu venta. Para ello, debes tener un tono de voz adecuado que transmita cercanía, evitando el tono robótico que tienen algunas personas.

Asimismo, debes usar pausas y frases de corta duración, sin agobiar al cliente. Dale suficiente espacio para que pregunte cosas y se sienta cómodo, pues si se te nota desesperado por vender, te colgará. Además, sé natural, pero evita las bromas y las preguntas demasiado personales.

Otro fallo habitual del vendedor es que parece que no escucha, es decir, que habla sin parar y no hace caso al cliente. Por mucho que digan las películas como El Lobo de Wall Street, debes escuchar al cliente y que vea que tienes un interés genuino en él, Además, tampoco es recomendable mentir.

Eso sí, sí que debes usar algunos pequeños trucos de vendedor. Trata de hacer preguntas cerradas en las que tenga que responder sí o no, tratando de avanzar y de cerrar la cita o la venta sin dudar. Por ejemplo, si vas a ver al cliente en persona, ten una cita preparada en vez de preguntarle a él la fecha.

Finalmente, debes cuidar a los clientes que ya tienes para tener fidelización. Eso hará que te vuelvan a comprar más veces, además de hablar bien de ti y recomendarte a sus amigos y familiares.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...