Todo lo que puedes desgravarte en la declaración de la Renta

Existen varios conceptos de deducciones y reducciones en la Declaración de la Renta que conviene conocer a fondo para asegurarte de que no te olvidas ninguno en tu borrador. Hoy los analizamos.

impuestos

Todo el mundo está hablando de la Declaración de la Renta. Los hay que ya están contentos porque este año por fin les ha salido a devolver, y los hay que todavía piensan que se les olvida algo para que finalmente salga negativa. En todo caso, sea como sea tu situación, si todavía no has cumplido con el trámite anual deberías de echar un vistazo a las deducciones más habituales que puedes presentar para que tu declaración te sea más favorable. En todo caso, recuerda que si te sale a pagar siempre puedes solicitar el pago aplazado.

Lo que te mostramos a continuación son las deducciones más frecuentes que pueden aplicarse al trámite. Sin embargo, recuerda que dependiendo del lugar en el que vivas podrán existir otras que has de cotejar con el organismo competente, es decir, la Comunidad Autónoma. Se trata de las deducciones autonómicas que nunca aparecen reflejadas en el borrador y que pueden dar lugar a olvidos por parte de los contribuyentes pagando así más de lo que realmente les correspondería a Hacienda.

Deducciones más frecuentes en Renta 2015

  1. Deducción por adquisición de vivienda habitual: aunque actualmente esta deducción se encuentra en régimen transitorio y solo es aplicable para los contribuyentes que hayan adquirido su vivienda antes de 2013, sigue siendo una de las que más beneficios fiscales te puede otorgar si cumples las condiciones. En total te permite deducir el 15% de las cantidades destinadas a este fin sobre una base de máxima de 9.040 euros. Esto hace que la deducción máxima por dicho concepto sea de 1.356 euros
  2. Deducción por alquiler de vivienda habitual: si bien la reforma fiscal anuló parcialmente esta deducción, todavía sigue vigente para los que tengan contratos de alquiler firmados antes de 2015. Como norma general, la deducción es del 10,05% de las cantidades pagadas en concepto de alquiler de vivienda habitual siempre que la base imponible sea inferior a 24.020 euros. El impuesto es regresivo y sólo las rentas inferiores a 12.000 euros podrán aplicar la base de deducción máxima de 9.015 euros. A partir de ahí, se va reduciendo progresivamente.
  3. Deducción por donativos: si has donado dinero a organizaciones sin ánimo de lucro, mecenazgo y otras actividades que recoja la ley también debes aplicar este concepto como deducción en tu Declaración de la Renta. El porcentaje deducible se limita al 10% de la base liquidable con carácter general y al 15% para determinadas actividades y programas prioritarios de mecenazgo que se recogen en la ley fiscal.
  4. Deducción para las madres trabajadoras: aquellas mujeres que tengan hijos o los hayan tenido recientemente y su edad no supere a diciembre de 2015 los 3 años pueden aplicarse una reducción de 1200 euros en su renta total en concepto de ayuda familiar. Este concepto entró en vigor con la reforma fiscal y permite cobrarlo también de forma anticipada. Si lo has hecho, debes incorporarlo como tal en la declaración para evitar sanciones.
  5. Deducción por aportaciones a los planes de pensiones: aunque no se trata de una deducción, sino de una reducción de la base imponible general, si has aportado dinero a uno de estos productos, no debes olvidar reflejarlo en tu declaración con el límite actual de los 8000 euros. Se trata de una ventaja fiscal que solo tienen estos planes y que resulta muy beneficiosa en algunos casos particulares.
  6. Las deducciones autonómicas: son las más complejas de gestionar porque dependen de tu lugar de residencia a 31 de diciembre de 2015. En realidad, deberías tener en cuenta que cada Comunidad Autónoma tiene las suyas propias y que dependiendo del lugar donde vivas te saldrá una declaración más o menos favorable. Te recomiendo que antes de presentar tu declaración te revises bien este apartado y compruebes una a una las deducciones para saber si tienes derecho a alguna de ellas. Si es así, refléjalo en tu Declaración de la Renta antes de presentar el borrador.

La campaña de la Declaración de la Renta ha comenzado en el mes de abril y son ya muchos los contribuyentes que se han decidido a ser los primeros en rendir cuentas con el fisco. Sin embargo, tienes tiempo hasta junio para revisar cada uno de los conceptos que hemos analizado en el artículo de hoy y asegurarte de que todo es correcto. Si lo deseas, porque tienes dudas o no sabes bien cómo gestionarlo, puedes pedir cita previa a la Agencia Tributaria para que te ayuden con la gestión de tu borrador. Recuerda en todo caso que no todos los contribuyentes tienen este derecho ya que, si eres autónomo o tienes rendimientos por actividades económicas tendrás que utilizar obligatoriamente el programa PADRE o contratar a un gestor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...