Tips de educación financiera que debes aprender e inculcárselos a tus hijos

En el mundo actual las finanzas son la gran base del futuro, por eso tus hijos deben conocerlas

Así puedes enseñarle a tu hijo sobre educación financiera

Como padres, en muchas ocasiones damos buenos consejos, pero quedamos cortos habitualmente. Si deseas que tus hijos aprendan, lo mejor es que tome cuaderno, lapicero y cheques estos hábitos financieros que van a ser útiles para el futuro.

Uno de los países con una población relativamente joven es España si se compara con la situación en Europa o países como Canadá.

En el año 2013, según un informe del ministerio de Salud, la población mayor a sesenta años era el 10,53 % del total de habitantes, lo que quiere decir que cerca del 90 % de los españoles eran aún jóvenes y con posibilidades de tener hijos.

A pesar de que ser padres es un ideal para muchos españoles, la verdad es que al determinar tenerlos vienen a la mente consideraciones como conseguir el ingreso para poderlos mantener, alimentarlos, educarlos, vestirlos con lo cual las personas eligen dejar la idea hasta que todo mejore.

Educación financiera para los hijos

Hay algunos que se encuentran listos para ser papás y llegado el tiempo, cuando están más grandes, toca dejarles aprendizajes para que puedan enfrentar los retos para la vida. Uno de ellos es afín con la educación financiera.

Los padres enseñan a sus hijos que “cada día tiene su preocupación” y olvidan que toca educarlos en el manejo del dinero, que aprendan los conceptos básicos del gasto, el ahorro y la inversión.

Es realmente importante enseñarles a los hijos lo antes posible la importancia de tomar decisiones que son inteligentes que se basen en sus intereses. Esto le va a permitir aprender a que se ahorre desde ahora y no cuando sean jóvenes adultos y no tengan ni idea de cuál es la manera adecuada de manejar estos recursos.

1 – Apertura en cuanto a la manera de recibir ingresos

A los niños hay que hablarles que hay maneras variadas de obtener el dinero, de forma honesta, claro está. Puede ser un trabajo de gran ganancia, montar un negocio o una inversión. El tener dinero también conlleva a cuidarlo para que lo tengamos disponible todo el tiempo en la billetera o en la cuenta de ahorros.

2 – El dinero no es infinito

A pesar de que los padres vayan al cajero en cualquier tiempo, dando la sensación que el dinero está disponible, los niños no deben entender que este recurso es ilimitado, por el contrario, se debe trabajar para obtenerlo y mostrarles que, conforme vamos sacando dinero de la cuenta de ahorros, este se va terminando, hasta quedarnos sin él.

Lo que debemos seguir depositando dinero en la cuenta para mantener un “balance positivo”.

3 – Enseñarles a invertir

En la educación financiera de tu hijo debe estar incluido el interés compuesto, la manera en que el dinero que se guarda no hace nada, sino que toca poner a trabajar el dinero para uno mismo mediante la inversión.

Si no puede mostrarles cómo utilizar el dinero como inversión, puede usar un simulador y de paso enseñarles de manera divertida cosas básicas de finanzas. Se puede enseñar mucho cambiando la frase de “El dinero no viene de los árboles” por algo como “El dinero puede crecer”.

Pero la mejor manera de educarlos con buenos hábitos es mostrando con el ejemplo. Tenga unas finanzas ordenadas, sanas, no gaste más de lo que gana, sea medido y por sobre todo, nunca muestre a sus niños que el dinero es un regalo. Es más, un premio que se recibe con el fruto del duro trabajo realizado.

4 – Aprender a posponer la gratificación instantánea para un propósito mayor

El ahorro es importante cuando se maneja dinero y eso lo deben aprender los pequeños. Hay que educarlos que si desean ese juguete nuevo tienen que dejar de gastar hoy y guardar dinero para el mañana.

Así pues, no se necesita tener en algún determinado momento una meta concreta, se puede ahorrar también para posibles “contingencias” o en el caso de los niños, ahorrar para que en el momento que ellos quieran algo, están más cerca de la meta a tener que partir desde cero.

Prácticas que puedes emplear

Limpiar el baño, hacer recados, lavar los platos… las tareas pueden volverse en algo divertido para los niños gracias a esta aplicación con la que se les motiva con recompensas financieras cada vez que hacen el trabajo que se les ha asignado.

Los niños deben aprender realmente que el dinero se gana con gran esfuerzo, por ello deben contar con los mejores padres, para que les orienten y los lleven a tener ganancias favorables.

Homey es una app que permite asignar responsabilidades y trabajos asalariados a cada miembro del grupo familiar administrar el dinero que consiguen. Lo que se busca es que el niño vaya ingresando sus ganancias en su propia cuenta bancaria y las gaste solo cuando se trate de cumplir la meta de ahorro que se ha propuesto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...