Tipos de depósitos bancarios

Aunque asociamos el término de los depósitos bancarios para el ahorro, lo cierto es que hay varias opciones que se consideran igualmente depósitos y que no son para ahorrar

depositos

Hoy vamos a volver a hablar del mundo de las finanzas, en particular del mundo de los bancos. Y en este caso lo hacemos con un nuevo post informativo con el que intentamos entender qué son los depósitos bancarios, o mejor dicho, qué tipos de depósitos bancarios existen, porque al fin y al cabo son un término que suele dar lugar a bastantes confusiones.

Tipos de depósitos bancarios

Aunque asociamos el término depósito bancario únicamente a los depósitos que se contratan para el ahorro, los cuales tienen una duración en el tiempo y que permiten cuando se termina el plazo recuperar el capital íntegro junto con los intereses generados, lo cierto es que además de esta fórmula hay dos más a las que de seguro que no asociarías por el término de depósito bancario.

  • Cuentas corrientes: aunque es cierto que le llamamos cuentas son en realidad también en cierto modo depósitos porque tenemos un capital propio allí, en la sede del banco. En este caso el interés que produce, al menos en la mayoría de las entidades españolas es nulo, pero el cliente puede disponer de él siempre que quiera.
  • Cuentas de ahorro: aunque en realidad son cuentas corrientes casi en todos los sentidos, si que es verdad que nos encontramos con variaciones en cuanto a los intereses que ofrecen y también en la disponibilidad, que en algunos casos puede estar limitada en función del capital mínimo o de los tiempos mínimos de mantener una cierta cantidad

¿Sabías ya que las cuentas de ahorro y las cuentas corrientes eran en realidad también depósitos bancarios?

Imagen: Anieto2k

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...