¿Tengo que hacer la Declaración de la Renta si soy pensionista?

Si eres pensionista y tienes dudas sobre tu declaración de la renta, sobre todo sobre el hecho de tener o no que presentarla, hoy te las aclaramos en nuestro blog.

renta

Aunque ya llevamos tiempo hablando de la Declaración de la Renta, la campaña sigue activa, y son muchas las dudas que aún mantienen algunos contribuyentes. Si hace unos días hablábamos de si tenías que presentar siempre la declaración cuando cobras el paro, hoy vamos a explicar lo mismo con respecto a uno de los colectivos que casi nunca sabe muy bien si le toca o no presentarla: los jubilados. ¿Eres pensionista y no sabes si tienes que presentar tu Declaración de la Renta? ¡Hoy te ayudamos a resolver tus dudas.

Aunque muchas pensiones tienen retenciones de IRPF -depende de la cuantía de la tuya para que la retención se te aplique o no-, la gran mayoría de jubilados no tiene claro cuando debe o no presentarla. Para resolver la cuestión lo más importante es entender cómo Hacienda interpreta los ingresos procedentes de tu pensión. Para la Agencia Tributaria estos son ingresos por trabajo, lo que implica que se ajustan a los mínimos idénticos para los demás trabajadores y tienen las deducciones pertinentes para hacer el cálculo final de la declaración.

Si tomamos en consideración lo dicho anteriormente, ningún contribuyente con ingresos inferiores a los 12.000 euros procedentes de rentas del trabajo tendrá que hacer la declaración. Aquellos que solo tengan un pagador pueden alcanzar los 22.500 euros sin adquirir la obligación de presentarla. Aún así, recuerda que pese a no tener la obligación de hacerla, deberías hacer una simulación para echar las cuentas y saber si realmente te compensaría presentarla aún estando en tu derecho de no hacerlo. Si saliese a devolver sería un dinero que te pertenece, y si sale a pagar, puedes simplemente no hacer nada e ignorarla por completo.

Otra cuestión será si el jubilado tiene otros ingresos. En el caso de que sean otras rentas del trabajo, se aplica la teoría de los dos pagadores. Si el segundo pagador o todos los pagadores no alcanzan los 1500 euros y el primero no supera los 11.500, entonces estarás exento de presentar la Renta 2015. Sino, te tocará hacer cuentas con el fisco. Lo mismo en el caso de que tengas otras rentas o ingresos procedentes de actividades económicas, de alquileres o de otro tipo de ingresos regulares.

En resumen, la declaración para los jubilados sigue las mismas normas que para el resto de trabajadores. Lo único que debes tener en cuenta es que la renta que percibes se considera un ingreso por trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...