Uso de las tarjetas de crédito se desploma más del 23%

Las tarjetas de crédito se desploman en esta época por las crisis generadas

Las tarjetas de crédito se desploman

El confinamiento por el que han pasado tantos ciudadanos por el covid-19 está causando un cambio de hábitos de gran calado. Y el sistema financiero, claramente, no ha quedado al margen.

Distintos bancos estaban en los últimos tiempos disminuyendo comisiones a sus clientes en función de la utilización de las tarjetas de crédito, una manera de fidelizarlos y cargarles el coste a los comerciantes, la verdad de la epidemia les está despejando el camino en ese perímetro.

El visitar a los cajeros automáticos ya no es tan común como antes, por lo que se ha elevado de forma exponencial el pago con tarjetas, según distintas entidades financieras consultadas por este diario.

La baja en las extracciones de dinero (que en el caso del Banco Sabadell se sitúa en el 50 %) responden a la lógica, como señalan desde CaixaBank, del bajo brusco del consumo.

Pero no hay que olvidarse de otra variable y es los consejos públicos de no pagar con dinero en metálico y hacerlo con tarjeta en los pocos lugares donde ahora las personas pueden comprar, o sea en los supermercados.

Las tarjetas de crédito caen por ahora

A la par que baja el uso de los cajeros automáticos, que siguen siendo nutridos sin inconvenientes por parte de los responsables de cada entidad financiera, los bancos están sufriendo un atacado descenso de actividad en sus oficinas. Bankia y Sabadell colocan la reducción cerca del 80%.

CaixaBank no da porcentajes, solo revela la bajada de afluencia y señala que, “por ahora”, todas sus oficinas continúan abiertas. Santander y BBVA ya han comenzado el cierre de sucursales. El primero asegura que habrá un sitio en las proximidades de otro clausurado y el segundo certifica un local activo en cada municipio.

Las crisis abren el camino a las oportunidades

Esta crisis ha abierto oportunidades de transformación para los grandes bancos del país, y una de estas tienen que ver con el menor uso del efectivo.

Por un lado, los grupos financieros disminuyen costes logísticos y laborales asociados a la gestión de las monedas y billetes, y por otro se favorecen del incremento de comisiones aparejado al fomento del dinero electrónico por las tarjetas de crédito.

“La digitalización permite liberar personas de realizar tareas tediosas para que se centren en la gestión y asesoramiento de clientes. La tecnología es una palanca, pero lo importante es la gente y su transformación cultural”, menciona Carlos Torres, quien es director general adjunto de Transformación y Estrategia Digital de Bankia.

La empresa presentaba al cierre de junio una caída del 15% en la retirada de efectivo en cajeros, por debajo de otros grupos como el Santander donde pasaba el 20%.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...