Esta es la trampa de las tarjetas revolving y así se sale de ella

Las tarjetas revolving permiten pagar en «cómodos» plazos, aunque a un interés elevado. Eso hará que el pago apenas sirva para cubrir los intereses anuales, haciendo que acabes pagando el doble o triple de lo que debías

tarjetas revolving

Sin duda, las tarjetas revolving o de pago aplazado son uno de los mayores riesgos para tu economía. Más de dos millones de españoles han caído en la trampa y ahora luchan por salir de esta espiral.

Tanto si has caído en la trampa como si no sabes lo que son, esta información te interesa. Vamos a hablar de lo que son las tarjetas revolving, explicando por qué se paga tanto interés y cómo se puede salir de esas deudas.

Así funciona una tarjeta revolving

Generalmente, las tarjetas de crédito corrientes permiten aplazar el pago de la compra a fin de mes, pagando todo de golpe y casi siempre sin intereses. En cambio, el sistema revolving permite hacer esto, pero aplazando pagos, es decir, pagando la deuda en varias cuotas.

El problema es que los intereses son bastante elevados, aplicando tasas que superan el 10% TAE o incluso más. Es más, en algunos casos hasta se ha calificado como usura, pues algunas entidades casi han rozado el 30%.

Eso sí, esta no es la mayor trampa, pues la deuda se paga en plazos mensuales que hacen que sea infinita, pues los intereses son tan altos que apenas baja la cantidad que debes. Esto es especialmente cierto si lo pagas en muchos plazos, pues la devolución mensual simplemente cubrirá los intereses y muchas veces ni eso.

Por ejemplo, si debes 1000 euros al 25% TAE y pagas 25 euros al mes para saldar esa deuda, no devolverás 1250 euros al banco, sino que devolverás más de 2000 euros. ¿Cómo es eso posible? Pues porque hemos tardado 6 años en pagarla, años en los que los intereses han seguido creciendo, pues son anuales.

En el caso de cantidades más grandes, la cosa es aún peor. Por ejemplo, el pago de un crédito revolving de 6000 euros a 150 euros al mes puede conllevar a pagar más de 14.000 euros en total, es decir, más del doble.

En el caso de que hayas caído en esta trampa, lo mejor es buscar asesoría legal. Hubo una sentencia del Tribunal Supremo que calificó como usura los tipos de intereses de algunas compañías. Eso hará que te devuelvan parte del dinero abonado de más.

En el caso de que no puedas salir, deja de usar la tarjeta cuanto antes y si el banco te lo permite, amortiza la deuda para dejar de pagar intereses. Es mejor pedir un crédito corriente para unificar la deuda o pedirlo prestado a un familiar.

Si no tienes ninguna tarjeta de este tipo, no contrates este producto financiero. Lee siempre la letra pequeña y evita los intereses abusivos y cláusulas peligrosas como no poder amortizar la deuda. Además, siempre cuida tu educación financiera y trata de ahorrar para pagar las cosas, nunca endeudarte.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...