Casi 100 años de tarjetas bancarias: así han cambiado

En los últimos 100 años, la tarjetas de crédito y débito han cambiado mucho.

Así han evolucionado las tarjetas en los últimos 100 años

Desde los primeros años de la humanidad del hombre ha buscado evolucionar en todos los sentidos. Especialmente, el que se refiere a la forma de obtener sus bienes o servicios. Al inicio se hablaba del uso de la técnica del trueque, donde un objeto era cambiado por otro. Sin embargo, esto resultaba poco beneficioso.

En esta técnica el valor de unas cosas no se igualaba al de las otras por las que se cambiaban. Lo que significaba que siempre uno de los involucrados en el negocio salía perdiendo. Así que decidieron inventar el dinero, con el cual se le empezó a dar valor monetario a cada objeto.

No obstante, la cantidad de dinero circulante muchas veces era insuficiente y la producción de dinero inorgánico traía problemas económicos. Finalmente, en el siglo XX alguien tuvo la brillante idea de crear las tarjetas bancarias y descontar el dinero directamente de tu cuenta.

Historia de las tarjetas bancarias

Las tarjetas bancarias surgieron en el año 1920 por la idea de la compañía financiera Western Union. Dicha institución pretendía darles a sus clientes más selectos una forma de pago distinta. Consistía en un trozo rectangular de metal con el que se le descontaba del saldo del cliente lo gastado en el establecimiento.

Igualmente, se hacía uso de otra placa metálica caliente para grabar en las tarjetas el nombre de la persona y la compra realizada. Por ello, quedaba identificada en relieve. Sin embargo, podemos notar que hoy en día este mecanismo de pago con tarjetas se ha hecho global.

Además, existen cambios importantes que han aligerado su peso y su función. Ahora se utiliza un plástico cada vez más sofisticado, moderno y duradero. También contamos con tarjetas especiales para pagos en debito y en crédito. Así pues, al pasar casi 100 años de su creación, aún seguimos evolucionando.

Momento en el que se popularizaron

Como bien se comentó en líneas anteriores, el uso de las tarjetas bancarias en sus inicios iba destinado a clientes exclusivos. Así se mantuvo por más de 30 años. Hasta que en 1950 un momento de vergüenza de Frank McNamara, director de la Corporación de Crédito Hamilton, hizo que se creara el Diners Club.

El hecho ocurrió cuando este director, en una cena de negocios, al pagar notó que había olvidado su cartera. Por ello, tuvo que llamar a su esposa quien fue a auxiliarlo. No obstante, el pequeño momento bochornoso le dio una magnífica idea.

Crear a Diners Club, primera tarjeta de crédito que podía ser usada en diferentes negocios. Un pequeño invento que al inicio contaba con tres personas y al poco tiempo resultaron ser 20.000 socios. Este club cobraba comisiones a los locales adheridos al servicio y cobraba un total a final de año al cliente.

Cambios en las tarjetas

Así pues empezó la revolución de las tarjetas de crédito. Ya a partir de los años 60 más de 1400 entidades bancarias ofrecían las tarjetas de débito y crédito a todos sus clientes. No obstante, actualmente muchos han sido los cambios a los que han sido sometidas las tarjetas.

Empezando porque ya no se usa el calco con láminas de metal para registrar la compra. Desde 1970 se usan cintas magnéticas que al ser pasada por los datáfonos muestran las transacciones realizadas.

Por su parte, en el 2002 se comenzaron a implementar microchip en las tarjetas de plástico como una normativa de EMV (Europay, MasterCard, Visa). Está es una manera más segura de registrar todo tipo de compra o transacción hecha por el cliente.

Finalmente, el último avance hecho en el 2015 es el pago sin contacto directo de las tarjetas con un punto de venta. Tan solo con pasar el microchip al TPV, son las tarjetas contactless.

Actualidad de las tarjetas bancarias. Nuevos avances

Según un estudio de la red de Mastercard, las nuevas formas de uso de las tarjetas bancarias es con microchip y contactless. Estás formas de pago son las más utilizadas por el 57% de las personas que aún usan tarjeta. No obstante, con el pasar del tiempo el uso de este rectángulo de plástico también está quedando desplazado.

Existen nuevos métodos para cancelar de forma electrónica, con teléfonos móviles inteligentes y sin contacto alguno. Muchas de estas formas tan sólo requieren el descargarse una aplicación o formar parte de Google pay.

Acompañado con estos avances también existen mercados online que te permiten escoger las prendas o accesorios por la red. Ya no es necesario que salgas de tu casa o que pases horas en una cola para cancelar un producto.

Pago biométrico

El último avance tecnológico tiene que ver con el pago que se realiza a través de elementos únicos del sujeto. Un ejemplo de ello son las huellas dactilares, los rasgos de la cara y hasta los latidos del corazón. Estas tecnologías se encuentran en práctica en el continente asiático.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...