Así han cambiado las tarjetas de crédito en la última década

Las tarjetas de crédito son un instrumento financiero muy antiguo que ha evolucionado considerablemente.

Conoce la evolución de las tarjetas de crédito

 Tal vez no lo sepas, pero las tarjetas bancarias que conocemos hoy día son de vieja data, casi 100 años de antigüedad.

Desde 1920, fecha en que surgió el primer paso de este mecanismo, por Western Union, las tarjetas constaban de una placa metalizada.

Esta entidad financiera otorgaba, solo a clientes de alta gama o VIP, la ventaja de contar con el instrumento financiero.

La placa poseía alto relieve, calcándose manualmente para copiar los datos, difiriendo la transacción desde el local comercial al banco como un crédito. De allí que las tarjetas conocidas en esta época poseen las numeraciones a relieve, pero ahora cuentan con alta tecnología.

En infinidades de comercios alrededor del mundo puedes cancelar con tus TDC (tarjetas de crédito), para luego ir amortizando cómodamente.

Las TDC representan una herramienta financiera infaltable y son excelentes para pagar desde una barra de chocolate hasta un fabuloso viaje de placer.

La evolución de las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito en la actualidad tienen un diseño mucho más moderno y cuentan con un sistema de seguridad más sofisticado. Esto ha hecho posible que los plásticos sean medios de pago seguros, prácticos e imposibles de clonar.

Las tarjetas actuales se caracterizan por el porte de un microchip. En él se almacena data completa del tarjetahabiente, y demás información bancaria que hacen al producto intransferible.

Por otro lado, los avances tecnológicos han hecho posible que hoy pueda usarse una tarjeta de crédito sin la necesidad de deslizarla a través del datáfono. En su lugar, se cuenta con el sistema contactless, que consiste en aproximar el plástico al Terminal de Punto de Venta o TPV.

Este sistema es considerado como uno de los servicios financieros más seguros y prácticos de esta era. Gracias a todos estos avances, el acceso a la bancarización es mucho más amplio y ventajoso para los tarjetahabientes.

 Así se masificó el uso de las tarjetas

Cuenta la anécdota que el director de la Corporación Hamilton, Frank McNamara, olvidó por error su cartera en un restaurante. Esto daría paso para la idea de crear un nuevo y efectivo sistema de pago a prueba de olvidos.

McNamara junto a otros dos socios crearon la tarjeta Diners Club, que se convertiría en el primer producto de crédito de la época.

El novedoso método de pago estaba basado en el cobro de comisiones a locales afiliados y tan solo tres dólares de mantenimiento.

Poco tiempo después, se volvió tan popular que cada vez había más personas y negocios interesados en el medio de pago. Tal es así, que meses después más de 20.000 personas formaban parte de la larga lista de usuarios de la tarjeta.

Este rotundo éxito fue el punto de partida para que empresas mundialmente reconocidas como American Express, Master Card, Visa, crearan sus propios productos financieros.

El hoy y lo que vendrá

Actualmente, la mayoría de las tarjetas bancarias funcionan con sistemas de microchip EMV y contactless. Este método es uno de los más populares, ya que evita transacciones engorrosas en las cuales deba usarse el efectivo.

Con la digitalización de prácticamente todo cuanto nos rodea, es más que necesario pensar que las tarjetas podrían quedar obsoletas en un futuro no muy lejano. Incluso, la introducción de tecnología NFC con la capacidad de conectarse a un smartphone, hace posible el pago sin la TDC.

Esta tecnología está provista de comunicación inalámbrica dentro de un campo corto entre el teléfono inteligente y el TPV. Solamente es necesario acercar tu smartphone al terminal utilizando las aplicaciones bancarias o relacionando tarjetas con apps como Apple Pay o Google Pay.

El futuro es difícil de predecir, pero los avances vistos hasta ahora hacen pensar que incluso las tarjetas que hoy conocemos podrían ser desplazadas al 100%.

Mercado financiero revolucionario

Como puedes ver, la tecnología da para mucho, actualmente existen productos de uso cotidiano, como un rejoj o joyería, que funcionan para realizar transacciones.

Es increíble cómo ha evolucionado el sistema mundial de pago, con instrumentos desconocidos por la mayoría. Esto ha sido posible gracias a las nuevas necesidades de muchas generaciones que demandan mayor comodidad y ventajas tecnológicas.

Las tarjetas tradicionales que hoy conocemos son útiles y han funcionado a la perfección por décadas, pero ahora podrían llegar a su fin, ¿o no?

Por otro lado, la tecnología biométrica se abre paso en un universo financiero bastante competitivo, al tener la capacidad de hacer pagos mediante el reconocimiento facial.

Asimismo, es posible realizar transacciones financieras a través del uso de huellas dactilares o incluso latidos del corazón. Esta tecnología ya está siendo probada y utilizada en el continente asiático y representa un paso adelante en el desarrollo transaccional.

Definitivamente, con cada avance, aparecen mejores productos financieros, provistos de nuevas formas de pago e inmediatez asombrosa.

Esto hace pensar que las TDC, aunque no representan el sistema más rápido, son fuertes en el mercado, logrando sobrevivir a nuevos métodos. Las tarjetas de crédito han formado parte importante de nuestra vida financiera desde hace casi un siglo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...