Tarjetas de crédito vs tarjetas de débito: guía de uso en Navidades y rebajas

Elegir la tarjeta de crédito o de débito para el período de Navidades o rebajas tiene sus ventajas y desventajas. Hoy queremos analizarlas en una guía de uso que te ayudará a sacarle partido.

tarjeta

Las tarjetas te brindan una gran comodidad a la hora de hacer pagos o al retirar dinero del cajero y como no, te dan la seguridad de llevar dinero encima sin llevar efectivo. Pero a la hora de pagar puedes elegir entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito. Conocer cuál es la diferencia entre ellas y aprovecharte de sus ventajas a la hora de pagar resulta importante, sobre todo en momentos de gran consumo como pueden ser las Navidades o las rebajas que comenzarán durante el mes de enero.

A continuación vamos a explicarte con lujo de detalles cómo funciona cada una de ellas, aunque debes saber que cada entidad puede emitir plásticos diferentes con promociones diversas de las que aprovecharte en tus cuentas y en tus compras habituales en comercios y otras tiendas. Echa un vistazo a las diferencias que hay entre ambas y no dudes en seguir los consejos que te damos para sacar el mayor partido de ambos tipos de plásticos.

Tarjetas de débito

  • El principal atractivo de las tarjetas de débito es que con ellas puedes llevar un control de lo que gastas. Con las tarjetas de débito puedes sacar dinero de los cajeros automáticos y efectuar pagos en comercios y por internet. Al hacer un gasto con una tarjeta de débito, el monto de la compra se carga inmediatamente en tu cuenta, por eso es necesario que tengas dinero en la cuenta.
  • Las tarjetas de débito son útiles porque al utilizar tu propio dinero no generas gastos ni intereses.
  • Es muy sencillo conseguir una tarjeta de débito, sólo necesitas acudir al banco y tener una cuenta corriente.
  • Estas tarjetas evitan que te endeudes porque sólo te dejan utilizar el dinero que tienes en cuenta.
  • Aunque es posible retirar todo el dinero de la cuenta, normalmente las entidades bancarias pactan con el cliente un monto diario en lo que retiras de los cajeros automáticos. Si no hay fondos suficientes, el banco puede denegar la operación, o también puede autorizarla. En este caso, debes tener cuidado porque los descubiertos en cuenta generan unos gastos elevados por el pago de intereses y comisiones bancarias.
  • Cuentan con menos protección y seguros que las tarjetas de crédito. Si compras una mercancía y esta rompe, las tarjetas de crédito poseen un seguro de rotura. Las tarjetas de débito no lo tienen.
  • Las comisiones que cobran los bancos por tener este tipo de tarjetas son más baratas que en las de crédito y algunos bancos incluso no cobran nada por ellas.

Tarjetas de crédito

  • Las tarjetas de crédito además de ser un medio de pago, son también un medio de financiación, ya que te permiten hacer compras sin tener que pagar en el acto, e incluso te dan la posibilidad de hacer el pago en plazos.
  • Las tarjetas de crédito te dan la posibilidad de hacer pagos o retirar dinero hasta un límite establecido por el banco.
  • El banco para dar este tipo de tarjetas, exige unos ingresos estables o la garantía de una nómina o pensión.
  • Su utilización es lo mismo que disponer de un crédito. Estas obligada a devolver el dinero y a pagar los intereses correspondientes.
  • El límite del crédito está especificado en el contrato de la tarjeta, pero puede variar siempre y cuando llegues a un acuerdo con el banco.
  • Los pagos al banco debes hacerlo en la forma establecida, por lo general los primeros días de cada mes. Pero el pago puedes hacerlo por:
  • Pago mensual total: Donde el banco te pasa un extracto de los gastos y la cantidad que te va a cobrar en cuenta. Normalmente por esta modalidad el banco no te cobra intereses.
  • Por pago aplazado: Puedes aplazar el pago abonando una cuota fija al mes. El inconveniente es que si la cuota es muy pequeña irá generando intereses y la deuda irá aumentando y generando nuevos intereses.
  • El aplazamiento de los pagos debes hacerlo sólo en casos puntuales, pues los intereses son muy altos.
  • El gran beneficio de las tarjetas de crédito es su protección contra el fraude. Al momento de notificar el fraude ya no eres responsable de las cantidades defraudadas.
  • No debes utilizarlas para sacar dinero del cajero pues te cobraran intereses que suelen ser muy elevados.
  • En caso de demoras o impagos los bancos cargan gastos y comisiones muy elevadas.

Las tarjetas son muy útiles, pero pueden ser muy peligrosas si no las utilizas bien. De hecho, no es la primera vez que aprovechamos el espacio de finanzas de nuestro blog para ayudarte a sacar mayor rendimiento de tus tarjetas de débito o crédito. Ahora que en Navidades muchas entidades apuestan por poner descuentos y por ofrecerte ciertos beneficios por utilizarlas, deberías no dejar pasar esta oportunidad para conseguir un ahorro de dinero importante. Eso sí, antes de hacerlo, asegúrate bien de leer las bases y condiciones. En ocasiones la compra está solamente bonificada si se hace online y con un determinado importe. Además de eso, debes considerar que dichas promociones deben hacerse en ocasiones desde una determinada página y sin acceder desde ella no se aplica el descuento.

Con la tarjeta de débito te puedes quedar sin dinero pero sólo puedes gastar lo que tienes, con la tarjeta de crédito puedes gastar más de lo que tienes por eso debes usarla de forma consciente, de lo contrario sólo te traerá disgustos. Además de eso, hay un tipo de tarjetas que procuran estar entre los dos bandos y que se han empezado a comercializar de forma masiva. De hecho, las Revolving, de las que ya te hemos hablado en nuestro blog permiten conseguir crédito pre-aprobado a cambio de pagar mensualmente una cuota fija. Esa cuota puedes variarla en función de las necesidades que tengan. Generalmente, el precio de este tipo de plásticos resulta más económico que el de las clásicas tarjetas de crédito.

Las comisiones de las tarjetas

Por último, para evitar sustos con el uso de las tarjetas hay que tener muy presentes las comisiones que se vayan a aplicar. Me refiero tanto en la cuota de emisión y mantenimiento como en la cuota que está relacionada con su uso en cajeros de otras entidades o en el extranjero. Cada banco aplica sus propias políticas y es importante conocerlas antes de utilizarlas si se tienen dudas. Ahorrar significa que la letra pequeña de los bancos la conoces en profundidad. Aunque en ocasiones se han llevado a cabo propuestas realmente interesantes y las entidades parecen haberse convertido en más transparentes tras la crisis, no siempre es oro todo lo que reluce.

¿Qué tarjeta utilizas habitualmente para las compras de Navidad y las que vendrán en rebajas?

Foto: tarjeta vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...