Seis años de pérdidas del comercio minorista en España

Pese a que el gobierno habla de recuperación, las ventas del comercio minorista acumulan seis años de pérdidas y no parecen levantar cabeza por la situación de las economías domésticas.

comercios al detal

Pese a que muchas son las voces que gritan tiempos de cambio. Y tantas otras son las que aseguran que España está en la senda del buen camino, no todos los colectivos parecen estar de acuerdo con las afirmaciones. De hecho, la mayoría de las economías domésticas están actualmente peor que al inicio de la crisis. Y no son pocos los españoles que se encuentran al límite de la pobreza. Pero mientras las ONG´s apelan a un cambio por la alta desigualdad en España, el panorama del comercio paga las consecuencias de una crisis que no tiene freno.

Es más, el comercio minorista, que recordemos que en España es mayoritario porque no vivimos de las grandes empresas, encadena nada menos que seis años consecutivos de bajada en las ventas. Es decir, seis años de crisis que todavía no han terminado. Las ventas siguen cayendo. Las causas son varias. La primera claramente la caída del poder adquisitivo de la mayoría de los españoles. La segunda, la mayor apuesta por las superficies comerciales que ofrecen productos más variados y precios más competitivos. La tercera porque los gastos que deben asumir con las subidas de impuestos, subidas de servicios como la luz, y los mínimos márgenes de ganancia que le quedan no permiten hacer una oferta mejor al consumidor.

El problema de que el comercio minorista se encuentre en crisis y no levante cabeza en estos últimos seis años se agrava si pensamos en la actual importancia de dicho sector. Para empezar genera empleo en grandes ciudades y en localidades medianas y pequeñas. Éstas últimas van quedándose sin puestos de trabajo, obligando a los jóvenes a pensar en irse a la ciudad y por lo tanto costearse con empleos mal pagados un nivel de vida inasumible. Estamos dejando a todos esos lugares sin servicios y productos necesarios para la vida diaria, obligando a la gente que vive en ellos a desplazarse a buscarlos en otros sitios. Y por último, el cierre de negocios arruina a familias completas, así como genera pobreza y paro, ya que una ciudad sin vida comercial, al menos en la sociedad en la que vivimos a día de hoy es una ciudad casi muerta.

Quizás conviene repensar los modelos económicos que estamos implantando con la crisis, porque a mi cada día me parece que están más al revés. ¿Tú cómo lo ves?

Vía: 20 Minutos

Imagen: Hector Garcia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...