Se exige mayor transparencia a los bancos al convertir planes en rentas vitalicias

Debido a una decisión del Tribunal Supremo, las empresas que ofrezcan rentas vitalicias deben ser más transparentes.

Las rentas vitalicias ahora deben ser más transparentes

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ordenó a todas las entidades bancarias y compañías aseguradoras a informar de manera expresa los riesgos que implica el cobro de un plan de pensiones.

La institución judicial condenó a Iberbanca por un caso donde no fue clara en las consecuencias que implicaría convertir en una renta vitalicia el capital de una pensión privada.

Las rentas vitalicias son unas herramientas financieras que se rigen por las pautas de los seguros de vida. Su comercialización está a cargo, principalmente, por las compañías aseguradoras especializadas en vida y ahorro.

El objetivo de estos productos es proporcionar a los clientes de una renta a partir de un determinado momento de su vida, que suele ser la jubilación. Esta decisión permite defender el poder adquisitivo que se tiene previo a la culminación de su prestación laboral

Proceso de contratación

Una renta vitalicia consiste en el abono que hace un usuario a la aseguradora de una prima única, lo más alta que se pueda. En cambio, este monto será restituido por la compañía mediante rentas periódicas que pueden ser abonadas trimestrales, mensual o semestralmente.

El fin del contrato  se determina con el día de fallecimiento del titular, por eso el nombre de vitalicia. En términos más sencillos, se trata de la conversión en rentas que hace la aseguradora de una capital abonado por el cliente según su edad, sexo y esperanza de vida.

La ventaja es que quien ahorra, es decir el titular de la renta vitalicia, sabe de antemano cuál será el importe mínimo que generará su renta.  Sin embargo, se detectó que el contrato de estos instrumentos deja espacio para la desinformación.

¿Por qué la sentencia del Tribunal Supremo?

La decisión se baso en un caso que remonta a 2003. Se trata de una familia compuesta por el padre, la madre y tres hijas. El progenitor de nombre Eliseo había contratado dos planes de pensiones antes de su jubilación. Todo gracias a los servicios que disfrutaba de su caja de ahorros.

En ese momento ya contaba con 36.247 euros. Ante esta situación, Iberbanca le ofreció rescatar el dinero en forma de renta vitalicia con la que comenzó a percibir 238 euros mensualmente por un periodo de 15 años.

De esta manera, los ahorros conseguidos por los planes de pensiones sirvieron como prima para la renta. Pero, entre las condiciones se determinó que de fallecer el titular los pagos le seguían correspondiendo a su mujer, Herminia.

Sin embargo, todo se truncó cuando la mujer falleció en 2008 y en 2010 Eliseo. Ante esto, las hijas del matrimonio entablaron una demanda porque el pago no se cubrió durante los años estipulados y pidieron condenar a la promotora y gestora del plan, Iberbanca.

En el litigio un juzgado de Primera Instancia aceptó la demanda, ya que las hermanas probaron que su padre no fue informado de forma clara sobre la posibilidad de designar  a otros beneficiarios en caso de fallecer la esposa.

Pero esta fue revocada tiempo después por  la Audiencia Provincial de Zaragoza quien entendió que la extinción del pago se produjo por el fallecimiento del titular y de su esposa. La querella continuó y las hermanas llegaron al Tribunal Supremo quien terminó fallando a favor de las demandantes.

Sobre la sentencia

El Alto Tribunal entendió según las pruebas documentadas que  Eliseo no fue informado de forma adecuada sobre las opciones que tenía para cobrar la renta vitalicia y los riesgos que ello implicaría.

Ninguno de los documentos confirmó que el señor hubiera sido informado sobre el tiempo de expiración de las rentas si él o su esposa fallecían.

La sentencia final

Tras la falta de información emprendida por la aseguradora, la Sala consideró como un derecho de los clientes la oportunidad de exigir información y trasparencia acerca de todos los puntos que competen el cobro de las prestaciones. Ya sea en forma de:

  • Cobro de capital mediante un pago único.
  • Renta garantizada.
  • Rentas financiadas donde no hay garantía en su cuantía o duración.

Esas son tres tipologías distintas de cobro con aspectos diferenciados que las hacen únicas de manera expresa. Entre ellas, y como el caso de Eliseo, el cobro tras la muerte de un titular y su beneficiario principal.

Otras determinaciones

Tras la finalización del caso, el Supremo también aclaró que las rentas vitalicias no pueden ser productos complejos que defiendan solo los intereses de las aseguradoras. Asentó que los planes de pensiones no son más que herramientas sencillas de ahorro que sirven para completar la pensión por jubilación.

Este es un caso donde el Tribunal Supremo aprovechó para dejar un precedente en beneficio de la población.

A sabiendas de que las aseguradoras, muchas veces, usan su astucia para beneficiarse de la falta de conocimientos en el tema de sus clientes consumidores promedios, impuso la transparencia como medida de protección.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...