Se amplía el plazo para liquidar las cotizaciones por salario en especie

Los empresarios tienen hasta el próximo 31 de julio para liquidar las cuotas correspondientes al salario en especie que se aprobaron desde el 22 de diciembre.

especias

Probablemente, si eres uno de nuestros lectores habituales de A Fin de Mes, estarás al tanto del tema de la nueva norma que obliga a empresarios y trabajadores a cotizar a la seguridad social por un porcentaje fijo del salario que cobran en especie. Es decir, a pagar en efectivo parte de los incentivos y servicios adjuntos que reciben por formar parte de una empresa. Pese a que trabajadores y empresarios se han opuesto a la norma, la cual consideran un verdadero abuso y que conseguirá solamente que los empleados pierdan este tipo de concesiones, parece que no hay opción al pataleo. La Seguridad Social ha reafirmado la idea de mantenerla. Aún pese a las quejas de que llega además en un momento pésimo.

Sin embargo, lo que llama la atención es el cambio en el plazo para liquidar esas cotizaciones por salario en especie. Recordemos que la normativa entró en vigor el 22 de diciembre, y que el primer pago se prolongaba durante el período del primer trimestre, es decir, que comprendía hasta el 31 de marzo. Para liquidar este tiempo en el que se entregaron los salarios en especie, las empresas tenían según la primera norma hasta el 31 de mayo. Pero parece que la Seguridad Social, aún no sabemos por qué razón, ha decidido ampliar el plazo hasta el 31 de julio. Es decir, que concede a los empresarios dos meses más para ponerse al día con estas liquidaciones.

La decisión parece ser fruto del aluvión de peticiones por parte de las empresas de dar más margen para poder pagar sin penalizaciones. Al fin y al cabo, la normativa se aprobó por la puerta de atrás, sin contar con ellos, y supone cotizar por prácticamente cualquier gasto en especie, a excepción de algunas indemnizaciones y gastos de dieta en viajes. Eso implica que al empresario, todos estos desembolsos de dinero le saldrán hasta un 30% más caros, y teniendo en cuenta que no estamos en el mejor momento económico posible, parece lógico pensar que no hayan tenido tiempo para programar la previsión de este pago. Es otro duro hachazo a quién sigue intentando levantar cabeza en un país con un futuro incierto. Y también para los trabajadores, que ya han visto reducidos sus salarios, y que ahora notan un nuevo ajuste desde la entrada en vigor de ese nuevo decreto.

Vía: Cinco Días

Imagen: Joan Valls

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...