Reino Unido se plantea cobrar multas a quien no quiera trabajar lo máximo por semana

Algunos gobiernos están tomándose el problema del desempleo como un asunto que se puede resolver con medidas sin estudiar sacadas de la manga, como es el caso de Reino Unido

Gran Bretaña

La verdad es que hay algunas ideas que me parecen cuanto menos absurdas, sobre todo si tenemos en cuenta que en realidad llegan en momentos en los cuales no se puede andar con pruebas, sino con verdaderas soluciones. En el caso de España, la situación del desempleo es de las peores del mundo, y sin duda la peor de Europa. Pero por suerte esta vez la noticia no nos llega desde nuestras fronteras, sino de un país vecino, Inglaterra, aunque no por eso me parece que sea más coherente, porque la razón es sin lugar a dudas una sin razón absoluta.

Hablamos de que en la actualidad Reino Unido se plantea cobrar multas a quien no quiera trabajar lo máximo por semana, es decir, que aquellos ciudadanos que estén a media jornada o trabajen por horas por decisión propia, que no por indicaciones de la empresa o por imposibilidades en el propio trabajo de hacerlo, verán que el gobierno les impone una especie de sanción, ya que al parecer ellos han echado sus cuentas y les parece que si todos los que pueden trabajasen jornadas completas semanales, la economía inglesa crecería.

Y aunque en el ámbito económico no me voy a meter directamente, porque no he podido acceder al documento que indica o mejor dicho, que demuestra todos estos hechos, pero lo que me queda claro es que tan solo pensar crear una legislación laboral como ésta es discriminatorio, y ataca directamente a la libertad de las personas. El trabajo es un derecho, y el Estado no debería legislar sobre este hecho, sino más bien hacer que la mayoría quiera trabajar más porque compensa tener más, pero no al revés.

La cosa podría desencadenar en protestas, porque aunque el desempleo de Reino Unido no es el mayor de los problemas, no s tampoco una cifra de la que no haya que preocuparse, y entre la pérdida de poder adquisitivo y la precariedad del trabajo, a muchos no les hará ninguna gracia esta medida, que aunque podría favorecer la aparición de trabajos de mejor calidad, también reduce el número de empleos disponibles y al mismo tiempo hace que paguen los que no deberían por una medida que tampoco han elegido, sino que se les ha impuesto. Vamos, el mundo al revés.

Imagen: Iker Merodio

Vía: La Vanguardia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...