Razones para utilizar tu tarjeta de crédito en tus compras de Navidades

El consumo navideño por las fiestas y por los regalos aumenta y en este caso nos referimos precisamente al pago de éstas. ¿Lo hacemos con tarjeta de crédito o en efectivo?

tarjetas crédito

Las compras por Navidades están a la vuelta de la esquina. De hecho, precisamente ahora comenzamos a ver las primeras ofertas y muchas tiendas comienzan a exponer algunos de los artículos propios de estas fechas. En ese sentido, los españoles, aún en crisis, siempre hemos buscado un poco en esas huchas que no sabemos bien de dónde salen para conseguir cumplir con las celebraciones familiares y las que hacemos con amigos durante estas fechas especiales. Así que en caso de que ya estés mirando opciones, o que te estés planteando fórmulas de ahorro para estos días, hoy vamos a comenzar con una de esas preguntas básicas que no siempre encuentran la respuesta más acertada; ¿Hay razones para pagar con la tarjeta de crédito las compras de la Navidad?

Lo cierto es que cuando pagamos con la tarjeta de crédito podemos obtener casi tantas ventajas como desventajas. De las primeras, de forma general, ya hemos hablado en un artículo anterior en el que te explicábamos los motivos que podrían hacerte decidir por el dinero de plástico a la hora de abonar tus compras. De las segundas, también hemos hablado otras veces, ya que los intereses y algunas promociones que nos invitan a aplazar compras podrían salirnos realmente caros. Pero hoy queremos ver qué hay de su uso en la campaña navideña y de las posibilidades de ahorro en tiempo y dinero que te puede ofrecer.

Ventajas de sacar partido a la tarjeta de crédito en Navidades

Si lo hacemos con precaución, evitamos pagar más allá del saldo que vamos a tener disponible, y evitamos las costosas comisiones, pagar con la tarjeta de crédito las compras navideñas puede salir a cuenta. Esto ocurre porque muchas promociones y ventajas relacionadas con el pago a través de estos medios son exclusivas al utilizarlas, y no se te aplicarán de ningún modo si abonas la cantidad que sea en efectivo. Algunas de las más relevantes pueden ser:

  1. Promociones con descuento directo asociado a una entidad: la mayoría de las entidades bancarias quieren que sus clientes utilicen sus tarjetas ya que con el pago en los terminales se llevan una comisión. Precisamente por esto, es raro ya encontrar bancos que no tengan determinado tipo de promociones que se asocien con un descuento directo por simplemente utilizar la propia. Y como habrás podido deducir, en Navidades, son muchas más las promos disponibles.
  2. Protección frente a cambios: si pagas una prenda con la tarjeta de crédito, tendrás un comprobante válido para reclamar ese importe por ejemplo, en un cambio que quieras llevar a cabo en las rebajas. De otro modo, aunque se estarían vulnerando tus derechos como consumidor al no reconocerte el gasto íntegro, tendrías más difícil reclamarlo. En todo caso, esa situación se puede por supuesto denunciar ante el consumidor.
  3. Pagarlo todo a final del mes: si pagas en metálico, tienes que disponer de ese dinero para poder abonar la factura final de los productos o servicios que compres. Si lo haces con la tarjeta, y siempre como decíamos en el primero de los párrafos analizando bien tus necesidades y tu economía doméstica, podrías permitirte pagarlo al final del mes. De ese modo, resultaría mucho más sencillo poder asumir que la nómina, la paga extra o los ingresos que una empresa te debe, pueden aún tardar unos días en llegar a tu cuenta sin tener que renunciar a tu calendario de compras.
  4. Puntos y otras remuneraciones en especie: la mayoría de los bancos tienen programas de puntos que se consiguen utilizando varias veces la tarjeta de crédito o débito. Precisamente en Navidades, una época en la que aumentan las compras, puede ser uno de los mejores momentos para multiplicar esa cuenta, sin tener que pagar intereses por ella en caso de que utilicemos las fórmulas de pago aplazado a final del mes.
  5. Garantía de compra: muchas tarjetas llevan asociados seguros, como te hemos comentado en otras ocasiones, los cuales pueden cubrirte las compras que haces con ellas. Así, obtendrías sin ningún coste asociado, y solo por el mero hecho de pagar con la tarjeta, la posibilidad de mantenerte un poco más tranquilo, sobre todo en lo referente a compras relacionadas con tecnología o con electrodomésticos.

Por todo lo que hemos dicho, creo que en Navidades es una buena idea utilizar la tarjeta de crédito, aunque más bien como si de una tarjeta de débito se tratase. Es decir, aprovechando las ventajas que nos ofrece a la hora de pagar las compras, pero evitando los inconvenientes que supone en cuanto al alto coste de los intereses que las entidades nos cobran. ¿Habías pensado en utilizar tu dinero de plástico en las compras de estas Navidades? ¿Cuáles son tus razones para hacerlo de este modo?

Imagen: Jorge Franganillo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...