¿Qué son los ETF?

Los fondos cotizados son un producto complejo que ofrece una alta rentabilidad por la diversificación que implica. Hoy te explicamos cómo funcionan en A Fin de Mes.

fondos estructurados

Es probable que hayas leído en algún diario de economía, o incluso te hayas encontrado con publicidad online sobre un producto financiero llamado por su acrónimo ETF. Hoy queremos hablarte de ellos, aunque te advierto de que se trata de una inversión variable, muy similar a la bolsa, en la que puedes perder dinero. Por eso, si eres uno de los inversores llamados conservadores, o no tienes suficientes conocimientos financieros, te recomiendo mantenerte alejado de ellos. Por mucho que en algún sitio, o en tu propia entidad, te garanticen que son muy seguros.

Los ETF son fondos cotizados. Es decir, se trata de un tipo de inversión en bolsa que apuesta a diferentes acciones para incrementar la rentabilidad y disminuir las pérdidas. De todos modos, con respecto a la advertencia que te hacía en el primer párrafo, considera que cualquier producto bancario debe llevar una escala del 1/5 en la que el 1 es un producto muy seguro, y el 5 uno muy inestable. Si lo que te ofrece no es un 1, o incluso un 2, diría que estás ante algo que solo debería ser vendido a personas con los conocimientos necesarios para saber de qué se trata y el riesgo que corren.

¿En qué inviertes cuando inviertes en un ETF?

Los fondos cotizados o ETF son un producto que tiene cosas en común con los fondos de inversión, y cosas en común con el sistema bursátil. De hecho, a continuación te explicamos en qué se parecen a ellos para que entiendas con mayor detalle de lo que te hablan al mencionarlos:

  • Los fondos ETF se negocian durante todo el día. Es decir, funcionan en ese sentido como la bolsa. Se pueden comprar y vender en tiempo real al precio que marca en ese momento el mercado.
  • A diferencia de las acciones singulares, los ETF acumulan un número determinado de estas, de materia primas, o incluso de títulos de deuda. La idea, al crearlos, es optimizar la inversión reduciendo el riesgo, al tiempo que se incrementa la rentabilidad final que se puede obtener.

Tipos de ETF

Sin embargo, no es tan sencillo. En el mercado, además de los ETF tradicionales, que funcionan de una manera muy parecida a cómo lo hace una sesión bursátil con el añadido de ser una inversión múltiple como el caso de los fondos de inversión. Existen otros tipos de ETF todavía más complejos, por eso es importante leer la letra pequeña.

  1. ETF apalancados: se trata de fondos cotizados en los que el beneficio puede llegar a duplicarse si hay ganancia. Así, si el ETF sube un 1%, con este tipo puedes alcanzar una rentabilidad del 2%. El problema está en que sucede lo mismo con la pérdida.
  2. ETF inversos: son un producto complejo porque entender su funcionamiento es entender que todo está cabeza abajo. Cuando el producto en el que se invierte sube, pierdes dinero. Cuando baja, ganas. Es decir, tu rentabilidad será la inversa a la que se produzca en el mercado real.

¿Cómo se configuran los ETF?

Existen numerosas estrategias para crear una cartera de valores con la que invertir mediante un ETF. Sin embargo, de manera habitual, y salvo los personalizados, que se crean a medida del inversor, podemos destacar dos opciones:

  • Sectores: suelen apostar por acumular títulos u otros productos de sectores específicos. Por ejemplo, varias acciones de diferentes bancos si hablamos del sector financiero. Lo mismo si nos referimos a las constructoras, telecomunicaciones, etc.
  • Regiones: en este caso se apuesta por un índice concreto. Por ejemplo, existen ETF que lo hacen por el IBEX 35 español. A nivel europeo, también hay productos que replican el comportamiento del Eurostoxx 50.

Como ves, los fondos estructurados, por mucho que se empeñen en algunas páginas web de dudosa procedencia, no son un producto apto para todo tipo de público. Es más, puede que la potencial ganancia sea brutal, y es en eso en lo que se centran con la publicidad engañosa. Sin embargo, si le damos la vuelta y le decimos a esos potenciales clientes que pueden perderlo todo, ¿cuántos de ellos seguirían apostando por hacer sus inversiones con un producto como un fondo estructurado o FTP? Yo creo que quedarían muy pocos.

¿Te han sugerido alguna vez hacer este tipo de inversiones? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...