¿Qué significan las técnicas de ahorro agilistas?

El agilismo es una técnica que permite organizar una tarea por hitos en lugar de utilizar números. Pueden resultar muy interesantes aplicadas al ámbito del ahorro doméstico y precisamente de ello te hablamos hoy.

ahorro dinero

Los métodos agilistas se utilizan en muchas empresas para mejorar la productividad enfocada a resultados. Sin embargo, lo que nos planteamos hoy es su uso en ahorro doméstico porque pueden ser realmente prácticos y funcionales para aquellos usuarios a los que los números no les acaben de convencer a la hora de conseguir sus resultados en la economía doméstica. Este tipo de técnicas se basan fundamentalmente en plantear tareas que se desarrollan de una en una para ir alcanzando la siguiente y así conseguir el logro final.

Mientras no se llega a una de las etapas marcadas, no se puede saltar al siguiente paso. En ese sentido, para algunos ahorradores resulta mucho más fácil encontrar la manera de ahorrar más dinero y conseguir por fin la meta que se llevaban tanto tiempo proponiendo. Es cierto que otros lo acaban viendo como una manera demasiado compleja y fácil de abandonar porque no tiene el mismo carácter de presión que ofrecen las opciones que parten de una cantidad fija o de un porcentaje del presupuesto destinado directamente al ahorro. A continuación vamos a poner un ejemplo de las dos formas para que elijas si los métodos agilistas pueden ser tu salvación a la hora de construir un colchón de dinero.

Alguien se plantea como objetivo para 2016 para ahorrar 1000 euros al año distribuidos en 12 meses

  • Método tradicional: el método tradicional para alcanzar una cifra de ahorro determinada partiría de dividir esos 1000 euros a partes iguales entre los 12 meses del año, o bien en destinar un porcentaje fijo de los ingresos totales para conseguir la cifra planteada. Si los ingresos varían, ese porcentaje se iría adaptando para que en diciembre se llegase a ese total. Supongamos que alguien ganase 1200 euros, entonces tendría que destinar un 10% del total de sus ingresos al ahorro para lograr el total.
  • Método agilista: en lugar de hablar de números se habla de objetivos. Así, por ejemplo, la primera tarea sería conseguir 400 euros. No habría una fecha, y el usuario sería libre de amortizar la cantidad como quisiese. A partir de ahí, la segunda tarea podrían ser otros 400 euros. Hasta que se consiguiesen los primeros 400, no se podría dar por terminada la tarea. Y la tercera empezaría una vez se alcanzase la cifra de 800 euros. Esto podría plantearse de otro modo, por ejemplo ahorrando cada semana lo que sobra del café, o soluciones más creativas.

¿Te parece que este tipo de técnicas de ahorro podrían ayudarte a lograr mejor tus objetivos económicos en las finanzas personales?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...