¿Qué se considera vivienda habitual a efectos de la Declaración de la Renta?

Existen desgravaciones que se aplican en renta por la vivienda habitual, y aunque la amenaza de eliminarlas con carácter retroactivo asusta, hoy te contamos lo que Hacienda entiende por tal.

vivienda habitual

Probablemente muchos de nuestros lectores hayan presentado ya todos los trámites que se consideran para la campaña de la Declaración de la Renta. Habiendo ayer comenzado la campaña, las dudas de los novatos o de los que no conocen si hay cambios que le afectan por tanta reforma están a flor de piel. Y pese a que de momento lo único que podemos hacer es solicitar el borrador, en algunos casos, en tramitaciones por internet, Hacienda ya lo ha enviado a los contribuyentes. Así que hoy, por tratarse de una de las dudas más comunes, hablamos de la vivienda habitual en la Renta 2013.

Como sabes, las idas y venidas, los anuncios y los desanuncios del gobierno han hecho a muchos pensar que la deducción por vivienda habitual va a ser considerada en el futuro algo que no tendrá sentido. De hecho, ya se ha propuesto eliminarlo con carácter retroactivo, algo sobre lo que de momento no se han pronunciado. Pero por ahora, lo que pase en ese sentido no nos interesa porque la Declaración de la Renta 2013 funciona con las normas y decretos aprobados hasta el 31 de diciembre. Todo lo demás nos influirá, pero a partir de la próxima cita anual con Hacienda.

En todo caso, lo primero que hay que tener en cuenta es la consideración que hace Hacienda de lo que es una vivienda habitual. Las bases de esto son en realidad fundamentales para no cometer errores que aunque en muchos casos no se hacen a propósito podrían salirnos caros si Hacienda revisa la Declaración de la Renta 2013 y los detecta.

¿Qué se considera vivienda habitual a efectos de la Declaración de la Renta?

  1. Que sea la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, 3 años. Pese a que se pueden alegar algunas consideraciones que harían la excepción a la regla como por ejemplo cambios en el estado civil, fallecimiento del cónyuge o motivos laborales, de forma general, el tiempo es importante para determinar el carácter de la residencia y si puede ser tenida en cuenta como vivienda habitual.
  2. Que el contribuyente la habite, de manera efectiva y con carácter permanente, en un plazo no superior a doce meses desde la fecha de adquisición, contrato o de terminación de las obras.  Aunque también hay excepciones similares como las del punto uno, sino se produce la inmediata habitabilidad, Hacienda podría entender que esa no es nuestra vivienda habitual.
  3. Anexos a la vivienda y su tributación: en caso de que la vivienda tenga plazas de garaje en el mismo edificio, y éstas se hayan comprado conjuntamente y entregado al mismo tiempo, se cuentan en el cómputo de considerarlas parte de la vivienda habitual, aunque debe producirse este hecho solo cuando sean para el uso del propietario y no lo haya cedido bajo ninguna circunstancia.

Imagen: Estudio Enrique Arruti

Vía: 20 Minutos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...