¿Qué hago si estoy perdiendo dinero con un fondo de inversión?

Este 2015 ha sido un año particularmente difícil para los fondos de inversión. Los mercados han convulsionado y las pérdidas son manifiestas. ¿No sabes qué hacer? ¡Te ayudamos!

fondo de inversion

En nuestro blog de ahorro, A Fin de Mes, hemos hablado muchas veces de lo interesante que puede resultar en un determinado momento elegir promociones especiales de los bancos con altas remuneraciones para saldos que no se necesitan, o incluso para aquellos del día a día en productos como los más nuevos del Santander o los de bancos online como Bankinter o ING Direct. Sin embargo, salvo promociones puntuales, el mercado del ahorro no está en su mejor momento y muchos productos están otorgando rendimientos negativos. En resumen: hacen a sus propietarios perder dinero.

Si es tu caso, si tienes un fondo de inversión, ya sea a renta fija o a renta variable y actualmente se encuentra rentando en rojo, ¿qué es lo que puedes hacer? En realidad hay varias cosas que podrían pasársete por la cabeza y parecer lógicas, pero no siempre todas ellas lo son. Por ejemplo, ¿si actualmente tu fondo está en pérdidas y ya lo has notado en tu capital, es el momento de cambiarlo de gestora o de retirar el dinero? Como en casi todos los aspectos financieros, no hay una respuesta de sí o de no, sino que todo depende de lo que hayas pensado para tu capital. A continuación te lo explicamos más a fondo.

Inversión a corto plazo vs inversión a largo plazo

Cuando hablamos de las inversiones en bolsa en A Fin de Mes, ya explicamos que no es lo mismo lo que se debe hacer cuando se quiere obtener rentabilidad en el corto plazo, que cuando se pretende hacerlo a largo plazo. De hecho, las diferencias entre una y otra manera de invertir pueden confundir a un novato en temas financieros y hacerle perder mucho más dinero del que debería, o ganar mucho menos del que realmente le corresponde. ¿Por qué ocurre esto?

El miedo a perderlo todo

Un inversor que tenga un fondo de inversión que se haya planteado a corto plazo, sí que debe estar muy atento a las variaciones que se produzcan en el mercado. Cualquier cambio, por mínimo que sea y por poco que dure, podría hacerle perder mucho dinero. En ese sentido, este perfil debe buscar la fórmula para, dentro de los plazos que se ha establecido en su propio plan de inversión, rescatar los activos con las mayores ganancias y reduciendo los riesgos de entrar en pérdidas.

Supongamos el caso de una persona que tiene actualmente un fondo de inversión contratado y que se había planteado mantenerlo durante 6 meses. Este inversor es claramente cortoplacista, pero ha decidido esperar 8 meses para la retirada porque el mercado estaba convulsionando y afectando directamente a su capital. ¿Debería retirar ahora el dinero aún cuando no recuperará íntegro su capital? En su caso, aunque habría que hacer un análisis en mayor profundidad al futuro más inmediato, es muy probable que la opción más recomendable sea la recuperación aún a pérdida.

Otra historia es el caso de los inversores a largo plazo, mucho más comunes en los fondos de inversión y que a veces olvidan su plan de rentabilidad por definición. Cuando los números entran en rojo y se ven las primeras consecuencias, no conviene huir a la primera de cambio. Al fin y al cabo, si ese fondo de inversión iba a mantenerse durante, digamos, 10 años, ¿cómo vas a sacar el dinero cuando todavía no se ha cumplido ni siquiera el 50% del plazo que te habías establecido? En este tipo de perfil es en donde se encuentran los mayores problemas relacionados con la nula rentabilidad de estos productos financieros. De hecho, comportarse de este modo, más propio de un inversor que apuesta por el corto plazo, casi nunca trae buenos resultados.

Aunque no existen consejos para todo el mundo y cada fondo de inversión es diferente tanto en la forma como en el fondo, sí que es cierto que la recomendación general es la de respetar la finalidad para la cual se contrato el producto y solo modificarla en caso de otras circunstancias que no tengan que ver con los mercados. Si lo haces de otro modo y te precipitas, es probable que hoy retires a pérdidas lo que podría ser, dentro de un período no demasiado largo de tiempo, una clara ganancia. Le dices adiós a la rentabilidad sin siquiera ser consciente de que evitar los riesgos que crees que evitas te perjudican muy seriamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...